Memoria de un corazón imaginario

4b1e8718-ee8a-4beb-88d9-c6a3fbd3ecf5.jpg

Por: Sofía Ávila (México)
Escritora de Letras & Poesía
¿Cómo sueno para ti?
En teoría necesitas de un estetoscopio, o de adrenalina elevada corriendo entre las venas que se purifican en mi interior, para poder escuchar el eco de mis latidos.
En teoría tu corazón no es el que se rompe.
En teoría no es el corazón al que debes escuchar, porque yo no hablo, solo bombeo sangre y a momentos permito que lo escuches.
En teoría, no puedo estarte hablando.
Pero el amor, ese maldito vicio, va en contra de toda teoría, se lleva consigo la razón, la encierra con candado en un rincón de tu mente y la trae de regreso para aumentar la desilusión con la que es sentimiento se despide.
Soy tu corazón.
En teoría no puedo ser yo el culpable de tus dolores y pasiones.
Pero sin mi latir, no habría vida dentro de ti, solo los vivos pueden pasar por los efectos de la oxitocina tras una serie de miradas entrelazadas, después de un juego de caricias, eso es de humanos solamente, llámame culpable por mantenerte respirando.
Tal vez es mi culpa que en este momento sientas que cada uno de mis latidos te roba uno de los besos que esa persona te dejo implantados,  pero no voy a dejar mi papel y terminar mi función simplemente por que tu te has desobligado de la tuya, y las decisiones que tomaste en paralelo.
Yo bombeo la sangre, has sido tu quien decidió por quién derramarla golpeando paredes por despecho.
Yo mantengo tus pulmones respirando, eres tu quien pierde el aliento tras encuentros con el..
Yo lato, eres tu quien lo convierte en taquicardia con el nerviosismo escupido de un extraño sonriendo en tu dirección.
Soy tu corazón, yo no hablo, yo actúo de acuerdo a el efecto de el habla de otros sobre ti.
No escuches a tu corazón, si esta roto de acuerdo a la imagen de fantasía que tienes de mi, solo tienes que saber, fue por el efecto que el habla de otros tuvo sobre ti.
Soy un organo, no el culpable.
Yo no me rompo, no soy yo lo roto dentro de ti.
Este no es tu corazón hablando, es tu  imaginación.
O tal vez si, no escuches a tu corazón.
Puede que realmente este roto.
Únete a nuestras redes: FacebookTwitter e Instagram.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s