Notas de ayer

10.png

 

“Querido amigo:
La verdad no sé si vayas a leer esto, o simplemente lo ignores y mi miedo de que me hayas olvidado sea real. Sabes.. Dicen que siempre se es tarde sólo para dos cosas, lo que no se dijo, o lo que no se hizo.
Definitivamente ya es tarde para que yo haga algo, pero no se si estoy a tiempo de decirlo y si no es así la verdad no importa que aunque sea entre letras quiero sentir que lo dije.
Todos tenemos ese lugar favorito, el que nos calma, el que nos llena de paz.

Sonara irónico y probablemente muy tonto, pero tu el desastre más grande, un jodido terremoto, con dudas, con miedos, con todos tus defectos, tus manías, tus despistes, tus rarezas, tu mundo tan a tu manera, eres quien me dio esa paz que tanto me cuesta tener y sin explicaciones ni ¿por qué? Simplemente me hizo creer.
Si tan sólo alguien comprendiera un poquito de la calma y tranquilidad que sin darte cuenta me diste, creerían que algo en mi no está bien, empezando por ti.
No cabe duda que todos corremos con suerte alguna vez en la vida, y yo me tope contigo mi querido amigo, me haces bien, tu sencillez, tu cálida y humilde forma de ser me mostraron que hay amistades que rebasan el cielo.

Tú me hablabas de miedos y debilidades y lo único que yo quería hacer era sostener un espejo frente a ti para que vieras la gran armadura de acero que tenías, el coraje y el brillo en la mirada. ¿Quién aguanta mil tormentas, sin ahogarse?. Tu así de inexplicable.
Hablaste de fuerza sin mover los labios, me enseñaste lo valiente que es el corazón, aguantando cada golpe mejor que un boxeador.
¿Y cómo definimos todo? Te pregunté una vez. Como un milagro, respondiste y ahora lo sé.
Que bendición sería toparnos vida, tras vida a través de los años, encontrarnos justo en el punto medio otra vez.

Hay tantas cosas que no te dije, y aunque sin decir adiós me fui, no quedamos tan lejos.
Mi luna esta sobre tu cabeza.
Siempre hablaré de los misterios esos que despiertan la curiosidad de toparse con gente extraordinaria en un mundo ordinario.
No todos los desastres son malos, hay algunos muy maravillosamente tan humanos.
Siempre te lo tienes que creer. Somos afortunados.
¡Gracias!

Estamos bajo el mismo cielo, tan al alcance de los más locos sueños. Lo siento si no me quede, se que algún día vas a entender. No tengas miedo de vivir.
Te quiero.”

Por: Gaby Urbina (Escritora de Letras & Poesía) 

https://twitter.com/GaabyUrbina

Únete a nuestras redes: FacebookTwitterInstagram (ES),

 Instagram (EN), Tumblr y Youtube.

Escríbenos a letrasypoesiaoficial@gmail.com

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Mabelenpapel dice:

    Abrumador para el que lo lee, para el que se queda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s