Escritores de Letras & Poesía Susana A. P. (España)

Por un primer beso

tumblr_o5gpsn9N2K1ujce1do1_500.gif

Apoyo la espalda en el frío muro de piedra, aquel que siempre será para mí la entrada a mi querido hogar, este lugar donde he crecido, aprendido, llorado, reído, querido, donde me he convertido en quien realmente soy, donde he conocido a todas esas personas que tanto aprecio. Donde, también… lo he encontrado a él.
Giro ligeramente el cuello y le observo con timidez. Aparta la vista veloz, de golpe; se me ocurre idear que quizá estuviera mirándome pensar, imaginando pensamientos que solo eran él… Sonrío bajo los rizos oscuros que ocultan parte de mi rostro. Jamás pensé que llegaría este momento, nosotros dos, solos. Porque claro, en fantasías, había ocurrido cientos de veces, pero ahora, es real. Sé que he de aprovecharlo como sea, y, aunque tengo temor de fallar y mandarlo todo al garete sin querer, me armo de valor. Por esa mirada.
Me vuelvo hacia él, observo sus ojos oscuros, que se dirigen ahora al suelo. Esos ojos que tantas veces he deseado mirar fijamente hasta descubrir exactamente cuál es su color, hasta absorberlos con los míos y fundirlos con ellos. Sus labios rosados, esos que tanto ansío juntar con los míos de una vez por todas, esos que tan suaves parecen, tan cálidos como el sol del primer día que lo vi. Sus manos, apoyándose en la piedra gris, moviendo los dedos, dando pequeños golpecitos en la superficie áspera. Él, todo, todo él.
Pronuncio su nombre en casi un susurro.

Levanta la vista del suelo, despacio, para clavar en mí de nuevo esos ojos suyos, interrogándome. Me acerco levemente y por primera vez, consigo descifrar el color de sus iris. Son dos onzas del chocolate más delicioso, dulce y puro que jamás haya existido.

Pierdo el aliento inevitablemente en un suspiro, y sé que tengo que hacerlo. Es ahora o nunca, no me puedo permitir desperdiciar ni una oportunidad más. Así que, me acerco más a él, bajo la mirada por un momento y, por un impulso interior de mi corazón, lo beso en los labios, en esos que tantísimas veces me habían robado el sueño y el desvelo, esos mismos que me mataban de deseo cada vez que lo observaba a lo lejos. Mantengo los párpados cerrados, así que no sé si él igual. No me equivocaba en absoluto; tan dulce es su beso como sus ojos. Más, incluso, que el sabor que tenían escondidos entre los pensamientos de mi mente. Sus labios tibios irradian calor, la sensación que ahora mismo siento es nueva para mí, y se extiende por todo mi ser, explotando de mi corazón extasiado. Es parecida a la acogedora sensación de taparse con el edredón en una noche fría de lluvia. Pero más protectora. Como si nada del mundo pudiera ahora dañarme, como si ahora, nada a nuestro alrededor fuera real, y tan solo nosotros fuéramos hechos del producto de la imaginación conmovedora de algún escritor novelístico de romanticismo.

Por: Susana A.P. (Escritora de Letras & Poesía) 

https://www.wattpad.com/user/GreenLilies

Únete a nuestras redes: FacebookTwitterInstagram (ES), 

Instagram (EN), Tumblr y Youtube.

 

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.