Saliva-salvavidas

large.jpg

Que yo lo que quiero es partir terremotos en tus caderas.

No me acostumbro al brillo de mis ojos por las mañanas, cuando pregunto por tu nombre, y un silencio los apaga.

Tampoco es que quiera quitarle el olor de tu perfume a mis chaquetas, no es que me encante morirme por las noches recordando esas escenas, solo que a veces, mi adicción me impide dormir si no encuentro tu espalda de vuelta.

Mira, o me entiendes, o me matas. Pero déjate aquello de las idas y venidas que por esta, mi vida, no pienso entregarte más banderas.

Cada día, a la tarde, a las ocho. Me hablan tus besos en mi cuello, y tu lengua aún recorre a lametazos las heridas que otros dejaron abiertas. Y ahora, me preguntan dónde está su salvación, qué fue de esa saliva-salvavidas, qué fue de tu nombre que se perdió al cruzar la esquina.

Usted no lo entiende, corazón. Allí donde yo diga Basta, usted ha de decir Aún no.

Que tengo el alma incompleta, el hambre perdido en tus mareas. La fantasía, girando entre tus piernas. Y yo aquí, como una idiota, experta en el arte de esperarte despierta, desde que no me versas.

Por: Crazovey (Escritora y Subdirectora de L&P) 

https://www.instagram.com/crazovey

Únete a nuestras redes: FacebookTwitterInstagram (ES), 

Instagram (EN), Tumblr y Youtube.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. jcabrecarbo dice:

    Elegante y sensual poema. En este campo de letras Crazovey,
    tampoco cojeas

    Le gusta a 1 persona

  2. Lastimaduras relamidas…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s