Cartas Escritores de Letras & Poesía Jimmy García Ferrer (España) Reflexiones

La bipolaridad del cuerdo

Quiero clamar que soy feliz. No una de esas felicidades coraza, que creamos para engañarnos y seguir adelante, más bien una felicidad con fundamento, con tantos motivos que gastaría páginas en enumerarlos. Pero a veces -y aun desconozco porqué- mi cuerpo necesita estar triste.

Es algo irracional, algo que simplemente fluye como si fuera el curso natural de las cosas. Comienza con una mala noticia, que cualquier otro día sólo te haría soltar una maldición y seguirías viviendo como si nada. Pero a veces las pequeñas cosas se me enquistan, cristalizan todas esas pequeñas miserias en mi pecho, y esa gran felicidad deja paso a una dulce y nostálgica tristeza.

Puedo saborear las gotas de tristeza como si fueran manantiales, llenándome las mejillas y muriendo en mis labios. Puedo de la misma forma, ver esa aura que me aleja de todo, ese halo que me invita a no moverme, a cerrar los ojos y esperar que la tristeza se agote. Jamás entendí a qué se debía, ni si era algún tipo de tara o algo común en las personas -y sigo sin hacerlo- pero esos momentos son los que utilizo para respirar y para preguntarle al del espejo hacia donde va.

El tiempo, otrora amigo, decide golpearte como nunca -o como siempre- y lo ves reflejado en tu cara, ayer fuerte, hoy surcada de noble decadencia. La tristeza trepa por mi espalda hasta inmovilizarme, cegando y tornando gris cada matiz de color. Y qué me queda a mí, sino obedecer y abrazarla, llenándome de su pérfido perfume.

Tal vez este mal sabor de boca sea porque me voy pudriendo poco a poco por dentro, porque no logro comprenderme ni comprender al resto, porque veo mi vida como un quiasmo infinito donde deberé perecer y me asusta terriblemente. Si vieran truncada mi sonrisa un día y me vieran maldecir por cualquier nimiedad, no crea que enloquecí en mis escritos como aquel Quijano, tal vez sólo fuera una visita de mi tierna amiga que no pude rechazar.

Les juro que soy feliz, pero creo que la tristeza no puede vivir sin mí.

Por: Jimmy García Ferrer (España)

twitter.com/jimmytrv


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Anuncios

5 comentarios

  1. Este relato me hizo entender lo qué, realmente, es la bipolaridad. Es distinto leer una explicación médica, fría y en tercera persona, a leer cómo se siente en carne propia.
    Excelente, felicitaciones a Jimmy García Ferrer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.