Volando en la madrugada

15

En medio de un humo que quema, deja sabor amargo y hace lagrimear, un ángel se va, vuela a través de una selva quemada y mutilada. En silencio deja atrás las chozas de madera donde yacen ángeles fantasmales, seres que se aferran débilmente a la existencia, un recuerdo de humanidad a veces asoma en ellos. Sus alas cansadas han perdido su lustre; de sangre, ceniza y llanto están empapadas. No es el primero ni el último, en su camino se une en el vuelo sin retorno de los que dejaron de ser. Aquellos que dejaron un vacío, un agujero insaciable que oscurece las sonrisas, deja un sinsabor espeso, difícil de pasar; un nudo de garganta que obstruye el aliento de vida.

En la selva amanece, los pájaros cantan, los corazones de los hombres sangran y los árboles les observan. Un cuerpo vacío es el triste despojo de lo que instantes antes era Chico Mendes. El sol asoma por el este mientras al oeste, persiguiendo la luna, se aleja el aleteo suave de un ángel que se va para no volver más.

En homenaje a Francisco Alves Mendes defensor de la selva amazónica.

Ilustración de Lau Fletcher Briñez

Por: Krieger (Colombia)

plumapicante.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Carmen Romeo Pemán dice:

    Muy bueno.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Felicitaciones por el favor del público! Muy merecido.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s