Necrosis

Ves miles de pequeñas llamas danzar, ahí circulan arriba y abajo, a una velocidad vertiginosa. Pero no tienen un objetivo, sólo desfilan, pasean la liviandad de su existencia por una atmósfera que creen poseer. Vayas donde vayas allí están, moviéndose afanosas subyugadas por el apremiante tiempo, dictando su paso. Siempre me he preguntado si esas pequeñas llamas tienen consciencia de esos pequeños fuegos que las rodean, que reptan ágiles a su alrededor, casi quemándose unos a otros.

Parecen autónomas, autosuficientes y capaces, pero distan de estar completas. Ellas mismas lo explicitan en su procesión rauda pero insegura, incapaces de saber qué o quién les dicta esos pasos. Quieren medrar, crecer, dejar de ser una insignificante llama y ser un ostentoso fuego, pero olvidaron cuál es la función del fuego. El fuego nació para hacer arder, para purificar, para reducir a cenizas todo aquello que se cruce en su paso y creen estar lejos de tal cometido, pero se equivocan. Con su codicioso fuego están reduciendo a cenizas todo aquello que los rodea, están dañando indiscriminadamente todo aquello que rozan -humano, animal o material- de una manera ciega e infantil. Están devastando todo aquello que ha sido creado para crecer, están agotando el oxígeno con su fuego, ardiendo unos con otros hasta generar el caos, destruyéndose a ellos mismos y al planeta. Estas llamas han dado lugar a la necrosis del universo como lo conocemos y ya no hay marcha atrás.

¡Ah, tantas pequeñas llamas sin ningún incendio y aun con ello todo ardiendo! Déjenme migrar, déjenme mudar de elemento y huir de la peste que nos condena, déjenme convertirme en tinta y dejar de ser fuego, que no quiero doler, que no quiero ser muerte para todo aquello que toque.

Dónde irán a parar todas esas llamas que, como yo, ya no quieren arder, no de esta forma egoísta y dañina, a qué lugar pertenecen las llamas  que prefieren extinguirse en el papel y ser tinta, lejos del fuego que corrompe la sociedad que nos somete. Llévenme rápido, que arrecia la codicia en un mar de llamas y no hay escapatoria para quienes la buscan.

Por: Jimmy García Ferrer (España)

twitter.com/jimmytrv


Únete a nuestras redes:

facbooktwitter-icon-circle-logoinstagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baftumblr_256social_youtube_63

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. muy bueno gracias por compartir

    Me gusta

  2. Mabelenpapel dice:

    Reblogueó esto en Mabel en papely comentado:

    Déjenme migrar, déjenme mudar de elemento y huir de la peste que nos condena, déjenme convertirme en tinta y dejar de ser fuego, que no quiero doler, que no quiero ser muerte para todo aquello que toque.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s