Claroscuro

Los antiguos dicen que antaño, en medio de la NADA estaba DIOS, el creador del universo…

—Si DIOS creó el mundo, ¿quién creó a DIOS?—interrumpió una voz de afilado tono científico.

—DIOS se creo a si mismo- respondió el narrador

—Si, pero ¿cómo?

—Pues creándose, ¿para ti no es obvio?—respondió el narrador con visible impaciencia.

—Pues no.

—¿Qué de la expresión “DIOS SE CREÓ A SÍ MISMO” no entiendes?—dijo el orador con dificultad para gesticular y un ligero temblor arrugando su rostro.

—¿Con ayuda de qué se “creó”?

—Con leche materna

—¿En serio?

—¡No!, ¡quién creería un cuento tan absurdo!

—Y qué había antes que él?

—¡Antes no había nada!. ¡Ja!, ¡vencí tu viperina lengua!

—Si “no había nada”, quiere decir que había algo, ¿no es así?

—Ejem!, si… eso quise decir, había NADA. Continuaré mi relato…

DIOS observó la cegadora oscuridad de la NADA y no le gustó, así que sacó un pincel y lo pintó todo de blanco. Luego, tomó un poco de luz, le dio forma y creo una bolita, hasta hacer montones de bolitas.Así pues, las hizo de todos los tamaños, unas pequeñas, otras alargadas, unas gruesas, otras ralas. Sin embargo, no se dio cuenta de que esa luz traía debajo un poco de sombra, pues está escrito que una le de significado a la otra; la sombra solo se dibuja si hay luz, y a su vez es la sombra, lo invisible, la que revela la belleza de las cosas.

Para alumbrar el cielo y alejar la NADA, DIOS creó al Sol y la Luna, ambos igual de brillantes. Entonces, Sol, sin hacer ruido, agujereó y robó el brillo de Luna. Ante la injusta riña, el creador le cosió a Luna los agujeros, (por eso tiene parchesitos de oscuridad). Además, le dio una red de estrellas para capturar al ladrón. Desde entonces, la luna, cual OVNI, rueda por el cielo persiguiendo al sol. Cuando pierde el aliento, descansa en la Antártida o como reza en antiguos mensajes, Itacaletra.

A DIOS, tanto trabajo le dejó exhausto, por lo que creó una gran oca y se durmió sobre ella. De repente, DIOS empezó a sufrir una extraña transformación, un momento estaba él y al siguiente…NADA. Ambos eran dos caras de la misma moneda; luz y oscuridad, todo y nada. Al ver todo de blanco, NADA sintió gran ira por ese cambio tan rosa en su lema artístico, se desquitó lanzando oscuridad a diestra y siniestra, finalmente cayó dormido con la forma de DIOS.

Del aliento del DIOS dormido, surgieron nubes y por primera vez , llovió; ¡cayeron ríos de agua!, así nació el mar. DIOS, que no había tomado forma corporal, se deshizo en ese océano, mezclándose con la tierra y el agua. El lodo, ya blandito, se regó en forma de masitas redondas por todo el universo. Entonces, las bolitas de luz y sombra que flotaban en el agua, tocaron el lodo que era DIOS y respiraron por primera vez. Así nació la humanidad. Seres con un lado claro y un lado oscuro.

Cuento para narrar

Este relato es ficticio y no pretende respaldar o apelar a ningún tipo de influencia religiosa.

Por: Krieger (Colombia)

plumapicante.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s