Me duele.

Mi corazón aún palpita,

mi corazón aún duele.

Madre, abrázame cuando

el sol caiga, abrázame hasta

que ya no me duela llorar.

Me duele la injusticia, la hipocresía,

la infidelidad, la enfermedad, el pecado,

la muerte. Me duele tu ausencia,

la tristeza, el vacío, la poesía.

Todo me sale tan mal que…

Me duele toda la existencia.

Ya no soy capaz de seguir ni

de escribir en las mañanas.

Desde la sangre correr

feliz e impugnemente

por las calles de mi patria

hasta aquella sonrisa que

regalaste a la luna me duelen

un poquito más que hace un mes.

¡Qué la vida no ha salido

como esperaba! ¡Vaya broma!

Aún tengo el sabor a sal

de aquella vez que casi me

ahogué intentando nadar,

el sabor tan amargo de

un sonido tan peligroso

destruyen poco a poco

mi castillo de arena, mi

papel tan blanco, franco

y débil ante cualquier abrazo.

Mam… madre, abrázame cuando

la noche se vaya a dormir,

que ya no quiero nada de

versos en los nudos ni nudillos,

que la dureza, que la tristeza

ya es demasiado…

Abrázame hasta olvidarme del

recuerdo suyo.

Por: Mabel Rosales (Honduras)

asunamrghn.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s