Dulce Mosquita Muerta

Sabes que esto quiere decir que está pasando algo paranormal, ¿verdad?

Chuck Palahniuk

Si quieres llamar la atención lo mejor que puedes hacer es morirte. Y por eso lo más bonito de mi pueblo era el cementerio.

No era un pueblo muy grande. Tan sólo un puñado de casas acurrucadas en la montaña, ávidas de sol, mirando de reojo el añil del mar. Sin embargo, de todas partes llegaba gente que se moría por ver muertos.

Y se hartaban. Cinco colinas llenas de sepulcros, estatuas, columnas, tumbas colgantes y barrocos mausoleos de nombre relamido. Dulce Retiro, Jardín de Paz, La Laguna Infinita... Sin olvidar aquel festival de lápidas grabadas con joviales epitafios. Aquí yace Fulano y los demás gusanos, Un buen tipo en el fondo, No soportaba este mundo y ahora soporta esta tierra, Una bola blanca que se fue al agujero… 

En medio de la necrópolis había también —y esto era lo más delirante— un merendero de roca, como si fuera de lo más natural tomar pan y sardinas entre murmullos de ultratumba.

Maldito pueblo… Allí todos acudían a su propio entierro puntuales, muy visibles y con una sonrisa a barlovento, tan amplia como la hoja de una guadaña vista bocabajo.

Tal era la devoción de mis vecinos a lo fúnebre, que en mi pueblo no podía decirse tus muertos, ni qué niño muerto, o muerto de miedoPara morirse de risa.

A mí —dulce mosquita muerta— todo aquello me parecía un macabro revoltijo de lo-de-aquí con lo-de-allá. Detestaba la incesante comparsa entre las tumbas, el bullicio que privaba a los muertos de su descanso, aquel siniestro sindiós.

Pero igual la rara era yo, por comer más uñas que carne, por soñar algunas noches que era un semáforo, un ciempiés, o alguien que caía al vacío dentro de una madriguera.

En fin, y nunca mejor dicho, que a mí el cementerio no me parecía lo más bonito del pueblo. Y a mi madre tampoco. Ella siempre decía que lo más bonito del pueblo era yo.

Pienso muchas veces que mamá llevaba razón. Yo también merecía visita. Y tal vez por eso, mientras enjambres de vivos iban a ver a los muertos, legiones de muertos venían a verme a mí.

Por: Tony Franco (España)

elpajarllenodeagujas.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. mialmarural dice:

    Me ha encantado, Tony, tu historia.
    Primero, le quitas importancia a la muerte; es más, le das un aire festivo.
    Y después, con los dos últimos párrafos cierras de una manera redonda el relato y explicas lo paranormal de la cita del principio del texto.
    ¡Genial!

    Le gusta a 1 persona

    1. Tony Franco dice:

      Muchas gracias. Me alegro que te haya gustado.

      Le gusta a 2 personas

  2. Marisa dice:

    Muy bueno.Enhorabuena

    Le gusta a 1 persona

  3. lunapaniagua dice:

    ¡Buenísimo, me ha encantado!

    Le gusta a 1 persona

    1. Tony Franco dice:

      Me alegro. Gracias por la estrella, Luna.

      Le gusta a 1 persona

  4. Valentino dice:

    Tony, ¡gran escrito! Mantuviste el suspenso y remate de infarto. Felicidades.

    Me gusta

    1. Tony Franco dice:

      Gracias, Alejandro. Tengo que decirte, y no es por corresponder educadamente, que lo que tú haces sí son letras mayúsculas. Me alegro que ahora estemos en el mismo proyecto. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s