Huyendo sin rumbo

Hay almas que esconden secretos que jamás nadie encontraría, por la mera razón de estar muy a la vista. Le queda mucho por afianzar a quien lo tiene todo claro. Y eso tiene tan poco sentido como explicación. Como querer darle las gracias a quien te deja sin palabras. Como perdonarte no haber llegado antes porque habrías llegado a tiempo. Como agarrarse fuerte a lo que corre a rienda suelta.

He pasado mucho frío este invierno y esta ola de calor no la podría pagar ningún humano en sonrisas.

Me preguntaba si había tiritas que tapasen cicatrices, mientras temía no amanecer nunca en unos brazos que indicaran casa y jugaba a llenar vacíos con vasos de más y besos de menos.

Miraba día sí día también el buzón, por si la ausencia de valor era cosa del cartero.

Volaba y huía de aquel lugar en el que siempre me sentí segura, y buscaba. Buscaba en todas partes pero sin saber el qué.

Me preguntaba si era la falta de sol,

de azúcar,

si era el tren o eran las vías

las que me habían descarrilado.

Me preguntaba por mis ideas,

las fijas.

Por la felicidad, la pasión, y otras tres

que ahora metía sin dudar en el saco de lo efímero.

 

Si la culpa era de quien se iba o de quien aún no había llegado.

Me preguntaba si existía alguien capaz de devolverme todo lo que me habían quitado.

Por: Mamen Monsoriu (España)

instagram.com/mamenmonsoriu


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s