Y entonces llega

Y llega un momento en que no te importa mostrarle a alguien cuánto le necesitas. O mejor dicho, llega una persona.

Y se terminan los frenos.

Las pautas.

Los poco a poco.

Los miedos.

Las dudas.

Te liberas de todas esas cuerdas que ataban tus pies a la tierra, y entonces llegan.

Las alas.

Las ganas.

Las idas de cabeza.

Llegan tan fuerte que pierdes la cuenta.

La cuenta de muchas cosas. Entre ellas, el número de veces que le has dicho que le quieres en un mismo día.

Y entonces lo sabes: hoy te has quedado corta.

Por: Mamen Monsoriu (España)

instagram.com/mamenmonsoriu


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Muy cierto!!! Lindas palabras. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s