La playa

Las estrellas traviesas dibujan figuras en el cielo. El viento produce una sutil melodía que enternece a mi memoria. Las olas percuten violentamente contra unas rocas y salpican a los caminantes que con pequeñas ramas dejan huellas en la arena.

Yo, inclinado sobre el muelle, soy espectador de esas parejas que se besan y que se abrazan sin pudor de exponer su amor. Y ella me mira. La beso y luego dirijo mi mirada hacia el cielo para imaginar que está inclinada, también, sobre este muelle.

Mis dedos acarician una fotografía que dejó inmortalizada su figura joven, y a su lado hay un chico enamorado que, cuarenta años después, se parece poco a este hombre avejentado que soy.

 

 

Por: Jonathan Monserrat (Argentina)

jonathanezequielmonserrat.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s