“Conspiración extraterrestre”

(o Notas para hacer una serie de TV de 3 o 4 temporadas)

“Así es que le di un codazo al tipo/ 
sentado a mi lado y le dije/
«¿Hey, amigo, ¿me pasas el ketchup?»/
De pronto, surgió esa pequeña mano verde/
sosteniendo el ketchup/
y me asusté porque el tipo sentado a mi lado/
¡era un marciano!”

(Brownsville Station: “The Martian Boogie”)

 

SUEÑO… Y me veo inmerso en un extrañísimo episodio: no puedo discernir si tengo ante mí un “nuevo orden del mundo”, o, simplemente, se trata de una serie de sucesos en una atmósfera irreal. Incluso, puede que sea otro tipo de fenómeno, algo totalmente indefinible…

 

I.- Julio 17. Año 2053. Los invasores de la raza extraterrestre “Anicrónmapsilon” ya dominan gran parte del planeta. La conquista terrícola les fue en extremo sencilla, tomándole apenas un par de meses. Como ya conocían a la raza humana tras aquel histórico primer contacto lunar que se registró (28/10/1954) entre el jefe de la comitiva alienígena -nombre clave: “HZMALCOMX28DMITRI1917”- y el asistente de tramoyistas del equipo de filmación de Stanley Kubrick al momento en que llevaba a cabo las filmaciones de “2001: una odisea en el espacio”, conocido como Clint Lee, pero cuya verdadera identidad era desconocida en virtud de su misión como agente encubierto de la CIA, su descubrimiento y asimilación de las motivaciones, ideas e idiosincrasia humanas fue cosa de tiempo y pronto llegaron hasta a metamorfosearse para adquirir una apariencia similar a la humana. Su disfraz era perfecto, salvo por un pequeño detalle: carecían de orejas, razón por la cual debieron implantar dos órganos postizos, de poderosísima receptividad, al punto que le permitían captar sonidos del todo recónditos, como –por ejemplo- advertir la caída de un cabello humano a miles de millones de kilómetros de distancia. Tal singular prerrogativa fue considerada muy provechosa por los Grupos de Poder político/económico/militar/cultural/geográfico/etc., que gobernaban los destinos del mundo por esos años. Fue en tal contexto que en una maniobra que no hacía sino reflejar toda su malignidad, los más altos líderes no dudaron en reclutarles como “dobles agentes” (“D.A.s”) de la “Oficina para el Control Monopólico de la Distribución Planetaria del Pensamiento Excluyente”, formada a partir de los cimientos de la antigua DEA estadounidense, la que dada la universalización del consumo de drogas dejaba ya de tener sentido y operatividad.

II.- Conspiración intergaláctica de recóndito alcance, la subrepticiamente pactada conquista del Tercer Planeta por parte de los “Anicrónmapsilon” implicaría el despliegue de una muy particular “Arma de Falsa Destrucción Pasiva” (AFDP, por su sigla en español) de poder tan expansivo y mortífero –aspecto pronto analizado, diseccionado y comentado en más de 780 mil páginas de Internet dedicadas al tema- que el creador del programa de investigación que llevó a dar a luz tan nefasto armamento, el científico belga “Denis Williams Roterford” (como se comprenderá tal chapa era solo un encubrimiento de su verdadero nombre: Ignatius Sebastópolus Leblanc El Gohary IV), se suicidó tras ingerir una sobredosis de Valium Nucleótido 3  para no ver –tal como dejó plasmado en su nota final- cómo se desplegaba en el mundo “la bestia infernal” que había creado. Ahora, en un gestó nunca del todo clarificado, su proyecto fue finalmente archivado, priorizándose los recursos de su investigación en las posibilidades de devastación por medio de gases químicos. Con ello, la inmolación de El Gohary pasó a convertirse en un acto inútil, pues este “Frankenstein post apocalíptico” (como también mencionó alguna vez a su creación) nunca despertaría ni vería la luz.

III.- El plan inicial, como se ve, no fue implementado.

IV.- No obstante, en paralelo, uno de los hombres fuertes del “Aparato de Seguridad Concentrada de los Amos del Orbe” (ASCAO), Joseph Raymond McCarthy fue comisionado para encabezar una tentativa simultánea, aplicable en caso de no tener éxito la estrategia original. Efectivamente, J.R.M. diseñó una “Estratagema Maestra de Reblandecimiento Mental Humano” (EMRMH) de tal envergadura que incluso sonó a “idea irracional e impracticable” a oídos de sus propios superiores. Su brillante y vehemente sueño comprendía la diseminación en puntos estratégicos “de todas la ciudades de todos los países de todas las regiones de todos los continentes del mundo” de manadas de “robots mutagénicos y con poder altamente irradiador” -“destructores XWU”, en la jerga del estratega– destinados a (la cita es textual y vendría contenida en el definitivo informe de McCarthy “La Sigla del Miedo: el grandioso destino de la legión XWU”): “identificar, circunscribir, delimitar, inmovilizar, desmoralizar, desestructuralizar, desmotivar y, finalmente, anular toda voluntad de los sujetos experimentales ubicados en los territorios establecidos en el plan “por muy ocultos que se encuentren”.

V.- Como se dijo, se trataba de un procedimiento sistémico tan avasalladoramente demencial que se optó por no llevarlo a la práctica «ante todo porque los “Anicrónmapsilon” requieren contar con ejércitos de esclavos obedientes y resolutivos y no con marionetas de carne y hueso que no sirvan para nada».

VI.- Por otra parte, otro fenómeno fue causante de la desestimación de esta idea: la intelectualidad, debilitada, pero aún con capacidad de acción. Así, diversos representantes del Mundo Libre y Pensante (MLI) vertieron virulentas declaraciones cuestionando el “poderío real” de los XWU y calificándolo como una mera historia “para avasallar y atemorizar a los pueblos, tal como ha sido ayer y hoy”. El investigador croata Maximilian Abrenheimer fue incluso más allá: los XWU y sus potenciales acciones no serían “más que cortinas de humo en una casa incendiada”. Además, calificó la maniobra del ASCAO como “un intento reduccionista que aleja la atención del verdadero foco del problema”, sindicándola –poseído por una elocuencia un tanto grandilocuente y no común en sus escritos- igualmente como una “Farsa de Falsedad Absoluta en el más completo sentido de la palabra Falso”. Con tales declaraciones, el autor de textos seminales encaminados al desciframiento de los verdaderos móviles del “Movimiento Intervencionista” -entre sus volúmenes destaca con brillo propio el ya clásico “LA BATALLA FINAL (o “el Destello Decisivo de la Humanidad en sus últimas horas antes de su Autodestrucción Total”)- apuntó a la existencia de una “maquinación interplanetaria” que se plasmaría, entre un sinfín de medidas claramente atentatorias contra los Derechos Humanos de la Población Mundial, en una intervención total de los sistemas de comunicación interpersonal, sumado ello al cierre progresivo de paseos peatonales, parques y plazas; estadios, bares, y casinos de juego para forzar a la población a sentarse frente a sus aparatos televisivos y someterles a una transmisión continua “pero 100% subrepticia” de las palabras del Vocero de los Amos del Orbe –personaje sin rostro conocido, pero implantado a nivel masivo bajo la denominación de “el Profeta Onyx Eagle”– encaminada a convencer a los habitantes del globo de enunciados muy simples, pero no internalizados por la población. Entre ellos, se encontraban los siguientes: “el pecado es perjudicial y es preciso optar siempre por el bien”, “el mal es la aniquilación progresiva de todo lo bueno”, “quien hace el bien se sabe más poderoso que el mal” y “abrid vuestros corazones al prójimo, por muy diferente y sospechoso en un primer momento, pues el contacto humano con lo foráneo sólo viene a engrandecer a las almas”. De este modo, como resulta evidente, se habilitaba el ingreso sin resistencias de los visitantes del exterior.

VII.- Circunscrita en esta colosal paradoja de proyectos y planteamientos disconformes, surgieron muy pronto voces que buscaban establecer un equilibrio en la balanza por medio de un antagonismo violentamente manifiesto a las posturas esenciales  de Abrenheimer. Es en tal sentido que puede comprenderse el polémico artículo firmado por la eminencia tecnológica Harold Resla (Esbjerg, Dinamarca, 1992) y publicado en la revista islandesa “Caída Oblicua”, en el que sostenía sentir “serias dudas” respecto a las tesis expresadas por su colega australiano, cuestionamiento que se desplegaba luminosamente en el escrito, abundante en inventivas y preguntas arduas e ingeniosas, todas nunca exentas del aguijón de la discusión y la controversia. Aficionado a las largas caminatas al atardecer, el esgrima y el té negro, Resla dejó entrever en su artículo –el que tendría honda repercusión en las Redes de Comunicación Social Invisible (RCSI) y también en el milenario sistema del “by word of mouth”- “El Apocalipsis viene y su nombre es Cataclismo Climático Devil Eye VUU3”- que a lo que apuntaban los Grandes Líderes del ASCAO era a difundir un mensaje subliminal para nada encaminado a hacer surgir la bondad. Muy por el contrario, sostuvo (sin dejar en duda en lo más mínimo su posición) que la razón de ser de esta comunicación “oculta de grosero modo a los ojos y arbitrio universal humano” sería la creación de “una raza de zombis antropofágicos que devorarían carne humana –independientemente de su estado de conservación-, para infectar progresivamente a capas cada vez más numerosas de la población, para así lograr –de modo irreversible- la “contaminación universal” y la pérdida completa del raciocinio que separa al hombre de las bestias y le provee -entre otros paliativos frente a su incierta existencia- del ejercicio de la libertad”.

VIII.- Como una demostración de lo “oscuro y totalitario de esta planificación” los líderes mundiales -diría Resla entrevistado por la TV italiana- intentarían una táctica anexa y aún más siniestra que el plan original: la diseminación del virus cancerígeno “Unwitting Occlusion 1628” (UO1628) en las aguas bebestibles del mundo, con el fin de “regular a la población por medio del consumo –forzoso: he ahí lo demoniaco de esta estrategia”, denunciaría la eminencia danesa- masivo de una droga “altamente manipuladora” de la mente humana, con lo que los infectados se convertirían en segundos en “siervos totales” de los propósitos de las máximas autoridades planetarias”, quienes podrían así cumplir con su parte del pacto con los extraterrestres, quienes, por su parte, ofrecían a sus socios humanos garantizarles -¿tenían acaso los humanos la posibilidad de desconfiar de tales términos –amparados solo por papeles y firmas sin mayor validez que la buena fe- en medio de tal indeterminación, pavor e incertidumbre generalizados?- la subsistencia y la posibilidad de liderar territorios de segundo orden estratégico, pero vastos y ricos recursos naturales explotables de determinadas regiones del mundo postocupado.

IX.- Sin embargo, había un aspecto insólito e increíble en toda esta estructura de dominación mundial: el virus UO1628 no había registrado los resultados esperados en los estudios de laboratorio respecto a humanos, consagrándose de momento a la mera fase experimental con ratas, lo que mandaba al tacho dar urgencia al propósito de los Amos del Orbe. Como resultaba lógico de esperar, al filtrarse el plan no tardaron de surgir voces de alerta extrema: “¿Habrá siquiera un ser humano viviente cuando decidan notificar al mundo de una vacuna efectiva contra el virus a disposición de los infectados, exentos de toda culpa frente a esta terrible maquinación, esta pérfida alianza entre nuestros autoimpuestos líderes y los extraterrestres?”, denunciaría con urgencia el filósofo ucraniano Bohdan Kedzierski.

X.- En este contexto de vacilación, preguntas sin destino e inútiles dialécticas, los  “Anicrónmapsilon” finalmente se hartaron de contener su poderío en el nombre de “componendas ante todo humanas” y tolerar la pérdida de tiempo generado por el surgimiento de “raciocinio altamente condescendiente entre los mayores representantes de la intelectualidad del planeta”. Y fue de este modo que en el año 2.053 de nuestra era invadieron la Tierra y sometieron violentamente a la raza humana, contando de todas formas con nuevos aliados nativos, a quienes no darían más que algunas garantías acotadas, advertidos ya de la ineficacia de ser condescendiente con los terrícolas. Acto seguido a la firma del correspondiente pacto, los líderes del G3 -conocidos a nivel mediático como los “Mayores Grupos Conspirativos del Planeta Tierra (MGCPT)-, entregaron –como se dice, “en bandeja”- la especie terrestre a sus nuevos socios provenientes de una indefiniblemente lejana galaxia. “Nuestra relación con ellos es de pares, de Tú a Tú”, de amigos en pos de un plan vital e irreversible”, declararon por aquellos días –ufanos- a la prensa. Ignoraban (o no se atrevían a reconocer) la verdad: para los alienígenas, los humanos no eran más que un peldaño forzoso -y, a menudo, sumamente molesto- que había que superar con el único fin de contar con una base cercana donde pudieran ejecutar su máxima acción: la destrucción total del sol de nuestro Universo.

XI.- Los pro y los contra, los partidarios y detractores, los impulsores y saboteadores del plan pronto comienzan a surgir, antecedentes que son diligentemente analizados por los conquistadores. Así, rápidamente advierten que la historia de las últimas décadas podría repetirse, atentando inmediatamente contra su Planificación Maestra y retrasándola sin la más mínima justificación.

XII.- “Tal vez haya que tomar medidas más drásticas y definitorias con respecto a los humanos. Y esa resolución ha de tener el carácter de urgente”, fue la conclusión principal del Último Congreso Alienígena celebrado con total hermetismo en Toronto, Canadá. El tema central del encuentro era uno y de elocuente precisión: “¿Vale la pena dejar con vida a la raza humana o resulta más provechoso extinguirla y borrarla de su planeta de origen?”

CONCLUSIÓN

La decisión final del XXIV Congreso alienígena tras su arribo a la Tierra está pronto, muy pronto a dictarse. “Y su revelación llegará, de un segundo a otro. Entonces, todos nosotros…”.

Por: Francisco Ramírez (Chile)

framirez2015.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tony Franco dice:

    Extraterrestres en LyP. Por fin. Gracias, Francisco.

    Me gusta

  2. Francisco Ramirez dice:

    Gracias Tony. Espero te haya gustado la historia: es algo densa, pero si se lee hasta el final, creo no quedó tan mal. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s