En la relatividad

Perdido en la montaña con el cándido llanto de una luna llena, permanece anclado el recuerdo de una noche seda.

A merced de dos copas de vino, dos miradas se encuentran náufragas de sus horizontes; entre el travieso roce de pequeñas cerezas que van  humedeciendo los labios y el recorrer de su mano por el rojo tibio de su mejilla, va dejando cúmulos de sentires hasta llegar a la comisura de un beso callado a la deriva del tiempo.

A fuego lento, rodeados de luces pasajeras y pétalos ámbar,  lo eterno se consagra en el tránsfugo tacto de un y otro cuerpo, de una y otra alma, de un y otra…

Y en el despertar de la complicidad, lo relativo no existe más.

 

Por: Cami V (Ecuador)

letrasinbragas.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

5 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Letras Sin Bragas dice:

      Gracias por leerme…

      Le gusta a 1 persona

  1. manuel ortiz pullaguari dice:

    Interesante mi querida Cami. Si se siente la intensidad del sentimiento del la autora que se conjuga con los lectores, el escritor va por muy buen camino. ¡Felitaciones Cami!

    Le gusta a 1 persona

    1. Letras Sin Bragas dice:

      Gracias por leerme Manuel, es un gran halago viniendo de usted…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s