Grito…

 

Y qué si quiero esconderme detrás

de un vaso del licor más vil.

Y qué si quiero lavarme las ideas con el vicio.

Es que acaso no hay peor vicio

que el sentirme atado a ti.

 

Encerrado en el húmedo mausoleo de tu lascivo vientre.

Maniatado, estrangulado con tus voces cuando gimes,

cuando mientes, y con tus labios esgrimes

las notas fatuas de mi muerte.

 

¿Y qué…? Si aún yo te extraño

y te extraño por lo que no fuiste

y te extraño por lo que no diste

y eso es lo que más duele.

Se ha perdido en la sombra

aquel beso que me diste

debajo de aquel árbol,

debajo de aquel cielo,

enterrando el juramento

que en ningún momento cumpliste.

 

Por: José J. Acevedo (Venezuela)

poeticaimperfecta.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Desgarrador poema!!!
    Muy, muy bonito. Enhorabuena!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. GatoOscuro dice:

    Sin palabras.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s