Cinco años después de la felicidad

Jéssica apretaba los dientes, respiraba con prisa y fingía que su cuerpo no temblaba ante el frío acero que se posaba sobre su frente. Del otro lado del 22, Julio, cuya mirada se había perdido en cinco gramos de cocaína y el delirium tremens.

—¡Dispara, maldito! —masculló Jéssica— ¡Dispara si tienes los cojones!

Julio bufaba… sus pupilas se habían extraviado junto a su conciencia en el narcótico, y es que no era para menos: llevaba cinco años, limpio. Cinco años inhalando la dulce fragancia del cabello de Jéssica —Hueles a fresas— le susurraba el pobre diablo cada noche, hasta esa noche.

—¡Eres un maldito adicto…! —gritó Jéssica– ¡No vales una mierda…! Los ojos de Julio parecían renovar su alerta. Su mirada cayó aplomada sobre la de ella, sus labios temblaban intentando una sonrisa, se movían uno sobre el otro, apretándose y soltándose pero sin abrirse. El 22 seguía estático en la frente de Jéssica.

—¿Era mío? —preguntó él.

Ella se resguardó en el silencio de siempre.

—¿Era mío, malditasea? —repitió y los ojos de Jéssica se cerraron un segundo. Ya no había palabras sólo una cuna vacía, un cuarto azul y la duda que creció consumiendo cinco años. Cinco años dulces, limpios… Sin más que respirar que futuro.

Cinco años que empezaron un nueve de abril bajo un ciprés, en una banca de un parque: Ella con los labios llenos de helado de vainilla y él con ganas de vivir, de nacer, de existir en unos ojos verdes que vio a la distancia, que le conmovieron y que le hicieron entender que la vida era un sueño, que no existía un universo lejos de esos ojos que brillaban, de esos labios, de esa chica vestida de primavera…

El percutor calló…

 

Por: José J. Acevedo (Venezuela)

poeticaimperfecta.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

3 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Gracias, Tony… Honrado por saber que te ha gustado. Gracias también a Nat por su apoyo. Un gran abrazo al equipo de L&P.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s