Caos perfecto

(Nota: se recomienda escuchar esta canción para ambientar la lectura)

 

El colchón se hundía en cada movimiento. Un-dos, un-dos, un-dos. Riendo, con los uniformes cubiertos de comida, se tambalean mientras piden una ronda tras otra. Un dos, un dos, el fusil bien engrasado, sombras marchando en perfecto orden sin hacer el menor ruido. Algunas motas de polvo se sacuden al vaivén del viejo colchón. La silueta del pueblo se divisa en la distancia. Un hombre entra a la taberna, en la radio suena una alegre canción que los hombres corean en desentonado alemán. Se escucha el susurro de pisadas ligeras acercándose a la taberna.

El colchón empieza a rechinar un poco. El hombre se sienta en un rincón y pide algo de tomar, en su hombro se dibuja la silueta de una estrella, uno de los hombres se acerca a él, nota el símbolo en su costado, entonces le arrea una patada, el hombre gira en el aire un par de metros, se forma un círculo en torno suyo, los oficiales gritan, sus rostros marcados en un rictus de odio, patean una y otra vez el cuerpo encogido, se escucha un chasquido, las botas se agitan una y otra vez manchadas de sangre. El colchón ya rechina alegremente acompañado ahora por gemidos ahogados por una almohada. La puerta cae en una lluvia de astillas, una fila de hombres entra y apresta los rifles. Una delicada voz de mujer acompaña los alegres embates de la canción. Las rifles escupen una bala tras otra.

Un grito apasionado resuena en la habitación, los embates se detienen, el colchón ya no suena. Un grupo de violines marca una alegre melodía. Los cuerpos bailan en el aire en una lluvia de sangre. Los muslos se ponen rígidos, los amantes caen en el colchón con un suspiro. El último de los soldados cae entre un montón de cuerpos mutilados y ensangrentados. En la radio suena el crescendo de los violines.

 


La vida es una orquesta; una expresión de caos perfecto. A veces suena alegre, a ratos sombría y en ocasiones se enfrasca en un estruendoso silencio. La vida es reír, bailar, matar y amar. La vida es un estruendoso caos perfecto, donde todo se alinea para crear una melodía perfecta, un tiempo justo. Es una fórmula matemática, es una receta exacta, sin más ni menos. La medida justa de amor y de odio, de dolor y alegría, pero sobre todo de humor.

 

Por: Krieger (Colombia)

plumapicante.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Oscar Mares dice:

    La música le da un buen toque a ese festival sangriento 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s