Cartas Cartearte (Venezuela) Escritores de Letras & Poesía

Al misterio de los ojos de mi cabezona

La necesidad de decir, a nombre de un sujeto que tenía una relación consolidada y de pronto conoció una mujer que estremeció su existencia. Este tipo de carta resulta audaz, arriesgada, casi podría asegurar que al ser leída en algunos años dará un poco de vergüenza al responsable, porque deja ver la vulnerabilidad que se puede tener durante un enamoramiento. El remitente es diseñador gráfico, por lo que se encargó de desarrollar unos recursos visuales, mientras que a mí me dejó la responsabilidad de las letras. No sé qué fue de esa historia, si tuvo éxito o sentida derrota… A veces es mejor no saber.

A continuación la carta: 

Así como cuando quieres hacer algo para alguien y te cuesta procesarlo, digerirlo, decirlo. Bueno, así se siente este gesto para meterme en tu corazón, como se dan las mejores cosas, sin que las pidan, sin ser necesarias, que ocurren como un acto de combustión espontánea.

Y vaya que aquí hemos sido víctimas de lo espontáneo, cabezona, aunque quién sabe si esto me convierte en víctima o en dichoso afortunado. Se puede ser víctima de las emociones, esas que hacen de mí en un ejemplo andante de miradas perdidas y contemplativas, producto del acaparamiento de pensamientos a tu nombre. No está mal, me ayuda a recordarme que sigo vivo, con un espíritu más enérgico que el delatado por mi documento de identidad.

bebe.jpg

¿Vale la pena esto…? Sin duda lo vale, las líneas y los trazos dejan constancia, porque así se rinde honores a la atracción, la afinidad, la empatía a todo nivel (especialmente en el sentido del humor) y la seducción que despierta tu mirada… Me toca aceptar que hay misterios que nos voltean la vida, que nos hacen querer saber y tener mucho más, que ocupan todos los espacios, los presenciales, digitales y más trascendente aún: los mentales.

Más. Esa palabra resume lo que quisiera de ti, conocerte, verte, tenerte. Es bien sabido el contexto de ambos, aunque dejaré de ahondar en ello y no por vivir en negación… mas bien creo que hay que darle espacio a la luz, a lo bueno de todo esto, eso que me hace pensar en alguien durante la noche de un domingo cualquiera, de un mes de abril, de un año cualquiera… Todo aparentemente es cotidiano, pero no se siente como algo cotidiano.

Envío esto porque siento confianza contigo, incluso una necesidad de expresarme, de que me sientas. No sé si los músicos de la banda Kiss o Rata blanca hacían cosas como ésta, de pronto tendré que llevarlo como un secreto personal y profesional. 😉 Lo cierto es que me siento ansioso por acercarme a ti, de la forma que sea, de dar el paso, incluso en algo tan impersonal como un mensaje que solo se puede consumir desde un computador o dispositivo móvil.

“¿Quién dijo que todo está perdido?, yo vengo a ofrecer mi corazón”. Es una buena frase de Fito Páez, que habla de muchas cosas complejas que no vienen al caso. Rescato lo esencial, lo que vengo a ofrecer, que resulta intangible y no por ello es poca cosa. He venido en letras y trazos, ¿qué traigo?, mi cariño y amor incondicional… Ojalá tengamos tiempo para seguir ahondando en ello.

Dedicado a ti, cielo, por encantarme de muchas maneras.

 

Por: Cartearte (Venezuela)

cartearte.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s