Ana Eme (España) Escritores de Letras & Poesía Prosa Poética

Amarescente

Hubo una época en la que nos derramábamos por los calendarios como quien vacía la cafetera por primera vez. Con ansia. Buscando esa inyección de cafeína afectiva. Anegando los días de mordiscos y sabiéndonos eternos en una taza de sesenta mililitros.

Nos recuerdo exigiéndonos hasta el hartazgo. Jamás supimos ser cómplices, siempre fuimos dos bandos luchando; el ganador recibía un tazón de cumplidos y el vencido se quedaba lamiendo arañazos. La evolución nunca ha sido dulce y mucho menos nuestra forma de mirarnos.

-¿Te has dado cuenta que nos queremos como el café?

-¿Cómo?

-Amargamente.

Pero un día se acabó la guerra y empezaron a pesarnos los años en los labios. Nos cansamos de gastarnos. Todo el mundo sabe que nada sabe igual si el café es recalentado.

 

 2
Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.