Escritores de Letras & Poesía Genista77 (España) Poesía en Verso

El derecho a la vida

EL DERECHO A LA VIDA

I

Conciencias dormidas de la gente que mira.

Miradas perdidas que no miran nada,

que ya no divisan la cruel realidad.

Despierto y nada,

te miro y me miras,

más no dices nada y me dejas marchar.

Devuelves mi vida a la sucia cloaca,

al vertedero austero que me va aniquilar.

Y me miras y callas,

y duermes tu conciencia,

y alimentas tu alma justificando mi mal.

 

He nacido y me muero.

He nacido y mi vida

es como la espuma de las olas

que se pierde en el mar.

Nacemos sin pedirlo.

Nacemos y la vida

es como la ventisca

que nos empuja al pasar.

 

El derecho a la vida es para unos pocos,

el derecho a vivirla es un puro azar,

la suerte de unos pocos

que son los que me invitan

a pasar por la vida…

Muriendo al caminar.

 

No.

¿No tengo derechos?

¿El derecho a la vida?

¿No?

¿No tengo siquiera derecho a la libertad?

 

II

Conciencias dormidas de la gente que escucha.

Sordos oídos que no quieren escuchar,

que no perciben los gritos de la gente que clama,

que no oyen los lamentos,

los sollozos,

la angustia ahogada de los lloros al suplicar.

 

Despierto y nada,

te miro y me miras,

más no dices nada y me dejas marchar.

Me envías a la muerte,

a la muerte callada,

y no escuchas que me muero

si me dejas marchar.

No escuchas y me mandas…

No escuchas y me envías…

Y volvemos al infierno

porque no tengo derecho a luchar y batallar,

a pelear por mi vida y decidir si vivirla

o dejarla extenuar.

 

El derecho a la vida me ha sido negado.

El derecho a vivir es para los demás.

La vida de unos pocos

nos invita al suicidio

al mandarnos a la muerte sigilosa y cabal.

 

He nacido y me muero.

He nacido y mi vida yo no la dirijo,

no puedo siquiera mirarla al pasar.

Son otras las manos que dirigen mi destino,

son otras decisiones las que lideran mi andar.

Son tus ojos traidores que ciegan mi penuria,

tus oídos sordos que no escuchan mi gemir,

tu conciencia anestesiada que no siente mi tragedia,

quienes me mandan al Sheol,

a penar…

y a morir.

 

He nacido y me muero,

porque mi vida no es mía.

He nacido y me muero,

porque no puedo vivir.

 

No.

¿No tengo derechos?

¿El derecho a la vida?

¿No?

¿No tengo siquiera derecho a la libertad?

 

No.

No dejes mi vida perdida en el miedo,

no deseches mi alma,

no me dejes marchar al mar del albañal.

Que la vida es mi vida y también es la tuya,

y el derecho a vivirla…

sólo Dios nos lo da.6b (9)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                        

 

Anuncios

8 comentarios

    1. Gracias Juan Miguel por valorar el mensaje que intento transmitir porque como dices es duro, muy duro… Y la mayoría de las veces solo vivimos mirándonos el ombligo.
      Un gran abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  1. Qué bonito que pongas la poesía al servicio del derecho a la vida, que parece que se está olvidando un poco últimamente… ¡Gracias por compartir tu trabajo! Me inspira muchísimo a seguir escribiendo por las cosas que realmente nos remueven las entrañas.
    ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias a ti por leer y apoyar mi obra y sobre todo me alegra muchísimo que sirva tb para animarte a escribir obras que despierten conciencias y remuevan corazones.❤
      Un gran abrazo ☺💕

      Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.