Escritores de Letras & Poesía Jesse San Román Bustamante (México) Prosa Poética

Santuario eterno

Existe un lugar más allá de la vida y de los sueños,

donde florece lo maravilloso y pasa lo inimaginable;

ahí tomamos el té de la mano de Adonis

y nos hacemos acompañar del caballo alado,

no hay tiempo ni edad

y el ave fénix nos engalana en el momento en que lo necesitamos;

al tiempo que nos revolotea el colibrí escarlata,

se hace presente el más precioso de los grifos.

Las gárgolas nos llevan a dar un paseo por nuestro epitafio

 y miro a través de sus ojos todo lo que he vivido,

mientras sus alas se extienden, alcanzamos fortaleza y libertad;

un minotauro nos espera para abrirnos la gran puerta,

Valentín esta radiante jugando cartas con Eros,

esperando ansiosos el dos de corazones,

pero este ha viajado en mi bolsillo a través de los tiempos.

Poseidón nos prepara una fiesta desde las profundidades,

mas el Padre Tiempo está apresurando las cosas

para revelarnos el día de su nacimiento, el verbo se está por conjugar.

Afrodita pierde a su amante más fiel

y Sophia nos confiesa el secreto de la perfección del universo;

 aunque ya no haya frutos en el manzano,

no culpen a Eva pues no los ha tocado,

tal vez bajo la costilla de alguien más.

Tengo conmigo una cajita musical, pero Pandora está celosa,

dentro de ella se encuentra el anillo del universo,

la estrella eternamente fugaz y la esfera de cristal del amor imperecedero.

El cangrejo busca amar intensamente,

tal como lo hacen el toro y el escorpión;

mas de tu pecho cuelga la llave de los cuatro diamantes

que abre la puerta en el ojo que siempre te ve,

este lugar lleva tu nombre, sabes bien como llegar,

escoltado por mi fiel cancerbero

por el camino después del tornasol que emana desde tu interior,

 estoy ansiosa de que vuelvas.

 La luna de boca hacia arriba es mi fuente de poder

que me complementa como a ella, un sello sagrado más;

a lo lejos una inmensa luz blanca se filtra como alfiler al cascabel,

me arrastra y caigo entre las manecillas que busca el reloj de arena;

intactas mis alas ante la cascada y la niebla espesa,

y aunque sigo esperando a que llegues con el anillo de corazón, 

sonrío a la obscura noche y a las puertas que imponen…

como al pie de Notre Dame.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.