Escritores de Letras & Poesía Kabur (Argentina) Poesía en Verso

El ñanco

El firmamento se desploma celeste
sobre el lomo rígido, de esqueleto hueco del Ñanco;
y desde la tierra, su vientre de marfil se evapora
en las nubes estáticas, en lo claro e impoluto del cerro.

El sendero serpentea bajo mis pies,
adentrándose en las entrañas de cuarzo;
hurgando de manera constante y agotadora
en el núcleo indómito de las sierras pampeanas.

Cuando alzo la vista y encuentro en el camino
aquella ave implacable, sedienta de viento y hueso;
observo casi atónito, cómo el aire acaricia sus plumas
y en la altura eterna, no las despeina.

¿Será cierto aquel murmullo, por poco prehistórico,
sobre el augurio color blanco o ceniza, de su vuelo?
La ruta se vuelve infinita delante de mis ojos,
pero ahí solo está el ave. Y junto a ella, estoy yo.

Difícilmente podré, fundirme en el cielo o en ella;
difícilmente mis pies duros, den a luz una danza igual.
Como una lanza, el aguilucho perfora el horizonte
dejando una estela de incertidumbre en mí.

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: