El ñanco

El firmamento se desploma celeste
sobre el lomo rígido, de esqueleto hueco del Ñanco;
y desde la tierra, su vientre de marfil se evapora
en las nubes estáticas, en lo claro e impoluto del cerro.

El sendero serpentea bajo mis pies,
adentrándose en las entrañas de cuarzo;
hurgando de manera constante y agotadora
en el núcleo indómito de las sierras pampeanas.

Cuando alzo la vista y encuentro en el camino
aquella ave implacable, sedienta de viento y hueso;
observo casi atónito, cómo el aire acaricia sus plumas
y en la altura eterna, no las despeina.

¿Será cierto aquel murmullo, por poco prehistórico,
sobre el augurio color blanco o ceniza, de su vuelo?
La ruta se vuelve infinita delante de mis ojos,
pero ahí solo está el ave. Y junto a ella, estoy yo.

Difícilmente podré, fundirme en el cielo o en ella;
difícilmente mis pies duros, den a luz una danza igual.
Como una lanza, el aguilucho perfora el horizonte
dejando una estela de incertidumbre en mí.

Publicado por Kaburrrrrr

El pájaro que canta sobre el techo, sobre la armadura de pulidas tejas; con el pico embarrado y las alas empapadas de cielo; se parece a mí, cuando te busco por las mañanas.

4 comentarios sobre “El ñanco

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: