María Agra Fagúndez (España) Poesía

El camino de baldosas amarillas

Nadie imaginaba que yo fuera a alunizar contra tu realidad.

Nadie. Porque nadie se preocupó de preguntar

en qué grado llega la soledad

cuando te conviertes en lo que nadie más es,

cuando te conviertes en la mitad de lo que has sido siempre.

Ya no existen todos los mundos posibles

donde yo rete a la temeridad;

han desaparecido con el apagón.

La vida me muestra su órdago:

todos los caminos y todos los poros de mi piel

me conducen al lugar de confianza.

Nadie preguntó cómo era llorar

sola en una ventana

mientras veía mi vida pasar.

(Un paréntesis irremediable.)

Cuando has perdido la mitad de lo que eras,

entre las ruinas

brilla lo verdadero

con toda la fuerza de la supervivencia.

Porque hay un lugar que es mío,

que me pertenece,

que por justicia me corresponde,

que aletea entre los escombros

pidiendo auxilio:

es el lugar donde preguntan

cómo es vivir con la mitad de lo que has sido siempre.

Es el lugar que me pertenece y al que pertenezco;

al que, por justicia, debo regresar.

Acúsame de seguir

el camino de baldosas amarillas

y repetir con fuerza

la frase que me devuelva a mi hogar;

porque tampoco nadie preguntó

qué había más allá del arcoíris.

María Agra-Fagúndez

Sirimiri, Sonámbulos, 2020

A %d blogueros les gusta esto: