Cuento Santiago Márquez Robles (España)

Fe de lino

Enseñanzas y aprendizajes de una gata que soñaba con ponerse abrigos.

Se tejen los sueños                                                                                                              

como abrigos                                                                                                                

 de lino                                                                                                                                     

 porque nuestra fe está dormida:                                                                                                       

  es un constante                                                                                                                     

 felino.

A las 9 de la mañana de un sábado de octubre la gata está dormida encima de mí, de mi cama. Aun teniendo todo lo aparentemente necesario para que un felino doméstico sea feliz, ella nunca quiso ni su comedero ni su ovillo. Ella quiere todo lo que yo tengo y me molesta para captar mi atención. En definitiva, creo que sus pretensiones son humanas. Seguiré investigando. Mientras maúlla (¿para comunicarse?) me salgo de mí. Voy a entrar en ella. Tengo que ser ella. Tengo que saber si mis pretensiones son animales. Si fuera así, tan solo me está intentando enseñar a ser como ella: a comunicarme para maullar. Eres maravillosa, gata, la mejor profesora. Pues todo lo haces de forma inconsciente y natural. Seguiremos investigando.

A ciencia cierta no lo sé pero en el fondo creo que esta gata me odia igual de fuerte que cualquier otro ser que haya tenido el “placer” de convivir con nosotros los humanos. Si me araña e intenta desordenar mis aparejos de persona egoísta es porque quiere liberarme de las pretensiones materiales, materialistas. Sin embargo, también creo que esta gata —que es a la vez profesora inconsciente— quiere incordiar y destrozar cualquier estímulo humano porque le doy envidia. Yo seguiré investigando para que no caigas en aspiraciones humanas. Gata, no te es recomendable. Sigue así tal cual eres, feliz en tu maullido.

Sinceramente me produce tristeza que vivas rodeada de personas, pues te estamos traumatizando. Es una lástima que incluso en el reino animal se esté poniendo de moda el “culo veo, culo quiero”, el “donde fueres, haz lo que vieres”. Aunque, gata, si siempre soñaste con trascender más allá de lo felino hacia lo humano ¿quién soy yo para impedirlo? Si siempre soñaste con probarte un par de abrigos y elegir después el que mejor te queda, te prometo que te acompañaré y te regalaré ese abrigo. Eso sí, tú tienes que seguir comunicándome inconscientemente. Recomiéndame que asuma que ese abrigo nos hace más mal que bien a ambos. Seguiré investigando por qué.

De todas formas, creo que poquito a poco aprendo, porque me lo comunicas, que este placer es dañino. Pues sueña la gata con un abrigo cuyo material procede de la piel de un compañero animal —o vegetal—. Sueña la gata con lucir un abrigo inflado en precio. Un abrigo cuya fabricación ha sido fruto del sudor de un compañero humano —descalzo y famélico, desinflado en sueldo—. Y yo soñando con comprárselo.

Por esto tan solo déjame ser tú y despiértame el instinto animal. Pero tú quédate como estás; es decir, ódiame y sigue enseñando —profesora innata—mientras arañas y destrozas cosas humanas. Y si consigues algún día trascender a los deseos de una persona que sea tan solo para decirle a Darwin que, por mucha evolución, nunca ningún animal ha necesitado confeccionarse abrigos para el frío a costa de hacer sufrir a compañeros humanos o a compañeros animales. A costa de encarecer los sueños y de explotar a seres para fabricar cosas que se rompen, abrigos que se destrozan y se arañan.

Seguirá investigando. Aunque ahora mismo duerme —en su cama no, sino en la mía— tejiendo sueños para luego arañarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: