Adolfo de Paz (España) Poesía

La tarde

Cuando el último destello extiende sus alas sobre la tierra
y los últimos rayos luminosos se pierden más allá del horizonte,
un espeso manto cubre los campos de penumbra
y el brillo de la luna permanece oculto
esperando la llegada de la noche.
Cuando los ríos celestes comienzan a surgir
y las nubes bajan para tocar el aire,
una húmeda brisa recorre la llanura
con un leve murmullo que rompe el silencio.
Cuando el rosado terciopelo que une el cielo y la tierra
se degrada en profunda oscuridad,
la tarde expira su último aliento.

2 comentarios

  1. ¡Bravo, bravo y mil veces bravo! Sublime cuadro es el que pintas, compañero; con exactas pinceladas de palabras. Hoy en día son contados los poemas que producen un placer estético, y tu entrada es uno de ellos. Todavía más gloriosa es tu empresa que la has logrado sin recurrir al artificio de la rima, cosa por la que te envidio.

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias por tu comentario. Siempre cerca de la prosa poética, pero tan fanático de Valéry como de Baudelaire. Sin embargo, no dejan de asombrarme tus arquitecturas poéticas con rimas eficaces perfectamente construidas, que yo no puedo hacer, y tan llenas de contenido.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: