Daniel Tapia (España) Poesía

Corazón de neón

A la hora en que bailan los gatos,
colgado del brillo del flexo,
me dejo mecer por la calma,
y qué amable el silencio,
que vino sin avisar.

Y yo como un Ricardo,
poco león, corazón de neón,
rey en tiempos pasados,
de ciudades vívidas e inquietas,
alma de piedra, sentada en el balcón.

El feudo de farolas con morriña,
por canciones y gritos de euforia,
alumbra a los taxis que vuelven,
con miedo, llaves entre los dedos,
sin copiloto, hasta su casa.

Aguantándome la risa,
por no desvelar a los quietos,
veo al Goliat de cemento,
como un pulgarcito,
dormido en su flor.

Y será que calladita estás más guapa,
o que ponían en tu boca,
palabras que lavar con jabón,
pero asfalto mío, desde que callas,
suenas mejor que cualquier canción.

3 comentarios

Responder a Daniel Aquél Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: