Un poema lluvioso

entre el blanco de mis cortinas
se desdibuja el interior
de una estufa encendida
con agua que por el cristal viaja
y que altera la imagen visual
de fuera del hogar


ahí
lejos y no tan lejos
en una galaxia nublada
a punto de ponerse a llorar
los árboles acompañan
con un dulce vals
al son de la tristeza

los pájaros
despojados de toda calidez
cantan al unísono
y al enmudecer
el tic tac de las agujas del reloj
me trae paz

y ahora
allí afuera
no se mueve ni una sola rama
la pieza ha acabado
no hay hoja que caiga
ni viento que perturbe
ahora solo queda frío fuera
desgarrador y gélido
de mediados de invierno
y nadie destruye la naturaleza
el aire huele a vacío
y el vacío no es más que absurda soledad
detrás de mi ventana

Publicado por Futbol Mendocino

Creadores de contenido y coberturas de eventos deportivos

5 comentarios sobre “Un poema lluvioso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: