Kabur (Argentina) Poesía

Sobre pájaros y hogares

Al otro lado de la calle, un gorrión herido
intentó sin suerte saltar de un árbol a otro.

Nunca te preguntaste ¿Cuántas veces
saltan las aves, antes del tronco definitivo?

¿Cuántas veces vamos nosotros, de hogar en hogar,
de persona en persona, de herida en herida,
antes de encontrarnos con el lugar indicado?

Para algunas aves, el camino es firme como una espada
que sólo languidece al ocaso o ante un golpe de piedra.

Para algunas aves, el destino es su semejante.
Y no el nido de barro y sangre, de saliva y madera,
de pluma y fuego que con tanto empeño forjaron.

Para algunas aves, todo es irónicamente más simple.
Bramar hasta perder la razón, batirse a duelo
con ellas mismas (con el reflejo que una ventana devuelve).

Para algunas aves, los humanos somos animales raros.

Si corto una flor y te la llevo esta tarde,
¿Cuántos besos o picotazos me darías?

Decime entonces mujer, a principios de agosto,
cuántas ramas debo llevar a tu nido.

1 comentario

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: