Marcelo Facundo Nizetich Vega (Argentina) Poesía

La ciénaga

La puerta se abre
y la madre ya no sabe qué decir
el padre ya no sabe qué hacer
el niño no sabe adónde ir
los amigos no saben cómo entender
los gritos ahogados van apagando

Está húmedo, frío y oscuro en la cueva
así que las luciérnagas ya no entran
profundo en un refugio muy lejano
el niño se queda dormido otra vez
se abre tan fácil como se cierra
y nunca parece haber respuesta

Quizá está en el bosque
quizá en las ramas de los árboles
que se agitan con los ventarrones
pero insisten en permanecer allí
mientras se hacen tajos y se quiebran

Ilustración por Ana Shadowcat.

2 comentarios

Responder a Henri Berger Martín Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: