Poesía Rubén Álvarez Vázquez (España)

Madrugadas

Al mediodía te yergues
con el sueño atrasado
de adolescente sin candor.
Aún te ves apetecible en el espejo,
pese a la delgadez y alguna cicatriz
de esos amantes dañinos.

Pero ya eres vieja
y estás demasiado exhausta
para vivir sin dormir,
para follar sin ganas,
con solteros repulsivos
y consortes de incógnito
que llenan tu cajón
de billetes sobados,
antes de esfumarse
a la hora en la que los culpables
asaltan las calles recién regadas.

Tienes ocasión para comer algo
y borrar la memoria de cada noche
con una ducha bien tibia.

Después te perfumas, te pintas,
te peinas y te enfundas un vestido bien escotado,
pero aún te encuentras desnuda.

Unas joyas baratas, el carmín excesivo,
el más fino tacón,
y renaces otra noche, princesa
de las tinieblas rasgadas por faros estridentes.

Se abre un cortinaje pesado y grasiento
y saltan al tablado
los leones infectos de cada alborada.

Rubén Álvarez Vázquez
fabriziodisalina.wordpress.com
Leer sus escritos

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: