Poema de amor

Te voy a proclamar musa de todos mis orgasmos. Te vienes entera, autónoma, libre a mi encuentro y me descubres masturbándome el alma, por temor a que mis demonios dejen de soñar contigo. La madrugada me sorprende con la mano en el sexo, insaciable. En cada ve(r)so de mi boca hay un poema escrito en…

El azulejo enamorado

Fue una vez. De esas veces que no quedan sino en el olvido, a las que no les siguen nada, ni siquiera una parvada joven que llega cantando a casa. Nada, más que una soledad que te esconde entre el follaje. Solo era una ocasión más, con el vuelo anticipado y el futuro marchito. Pero…

Del verbo soy

“¿Y qué haré yo cuando el bizarro soy sea el último latido que mi corazón dé? –A(c)rte. Los días se pasan en la eternidad, Me hallo partícipe de un macabro sueño. El cuerpo desnudo arde en llamas de un infierno paraíso de mis demonios. Cada uno lleva tu nombre: Soledad perfecta. Moribunda atrapo ayeres. Me estás…

La revolución de tu llegada

Esto que nos ha venido pasando desde que tu mar llegó a mi orilla me ha dejado a mitad de la noche abrazada a tu recuerdo: Y ojalá que toda una tarde –o toda una vida- me quedase contemplando las lunas de tus ojos, buscando estrellas en cada recoveco de tu cuerpo. Un invierno que…

Autonomía

Tu abrazo me supo a libertad y me quedé a vivir en tus brazos en los diez segundos en que las amapolas de mi cuerpo renacieron con tu tacto y desearon no soltarte nunca. Y quisiera habitarte siempre. Quedarme en silencio toda una tarde -o toda una vida- hasta que caiga la noche y bailar…

Revoluciones perdidas

Me precipité a sus espaldas intentando sujetarnos, me derrumbé en el intento de edificarme a su lado.   No fue suficiente asechar a mis demonios para abrazar los suyos ni clavarme en las pupilas una mirada incapaz de sostenerse.   Mi soledad mis ganas mi necesidad mi amor -de ella- no fueron suficientes.   Se…

Mujer sabor ausencia

Quiero encontrarte en lo jamás buscado. Enamorarme de ti; Perderme en tu locura enredarme en tus caderas olvidar en tus ojos el pasado. Someterte a mis brazos sumando las maravillas que recita tu cuerpo por las noches Quiero ser quien vela tus sueños, dormir al calor de tu pecho. Saberme tuya y que seas tan…

Ella, primavera

Un destello en vano abrió mis pupilas, la vi llenar de luz el sendero que transita. La vi llegar y supe que era ella. La naturaleza la eligió para ser bella. Le miré aquella sonrisa, estrellas que iluminan mis noches pensando en su rostro. Me enamoró el olor que su rastro dejaba, no había más…

Sabes a destiempo

Ojalá pudiera olvidarte cómo la primavera al invierno y mi cuerpo no exigiera cada noche tu calor. Que mis días no se agotaran de ti, de tu recuerdo. Ojalá fueras sólo un recuerdo. Y no fuera vagabunda por la vida sin los ojos donde solía refugiarme. Te miraba y vivía. Renacía en los rayos del…

Sabes a pudor

Sabes a soledad. Recorres mi cuerpo, los sentidos excitados a tu áspero andar. Pasión instantánea, mi sexo desnudo descubierto por tus manos que tocan una melodía. Los labios arden, la sangre hierve. Al calor de las sábanas mis dedos exploran tu silueta. Sexo siendo sólo sexo, penetro con rudeza tu feminidad. No fue más que…

Encuentro

  Te busco me hallas Te veo y me pierdo. Te sueño me palpitas. Te desvisto el alma, me sorprendo atada a ella. Te vas, no me encuentro. Me relamo los labios hambrientos, las manos van buscando su lugar en tu ausencia. Te imagino, persigo constante el eco de tu risa, cierro los ojos y…

Tempestad crea silencio

Quisiera explicarle al mundo el silencio que causan las tempestades, dejando siempre rastros de ausencia y consuelos vanos, generosos en labriego de sueños, socavando el dolor de la multitud. Llámese lluvia, adiós, caída, regreso, límites, finales, sueños, canciones tristes. La gente llora y se hace el silencio. Se apaciguan los mares para dejarse acariciar por…

Si me quisieras

Asumo el libre albedrío de tu cuerpo negándose al mínimo roce de éstas manos que sueñan llenarse de ti. Pero es que si me desearas amor, si me desearas mis dedos dibujarían todas las noches constelaciones enteras sobre tu espalda. Me convertiría en aire y te recorro y te abrazo y me suspiras y te…

Eres poesía

Eres un destello de sol una caricia al alma. Fuerza y calidez en una sola. Creada de belleza intacta, de naturalidad maltrecha. Eres el viento que recorre mi cuerpo con soberana libertad. Infinita y bella en la forma que te postres Eres luz       eres poesía           eres esencia…

Ausencia

En la luz se disipa tu ausencia, pero últimamente sólo he sabido esconderme en la penumbra donde tus brazos me albergan, donde el recuerdo me condena y emerge de la noche una soledad entrañable que te mantiene siempre a mi lado. Te has ido y no sé si fui detrás de ti o has clavado…

Bendita, te maldigo

Bendita la noche te habita la luna que te sigue y brilla al ras de tus ojos. Benditos ojos bendita mirada que te arranca el alma, que te dirige a la incertidumbre de un cuerpo blanco y desnudo. Benditas tus manos que te indagan hambrientas y sin pudor. Bendito el gemido que nace en tú…

A veces

A veces me gusta perderme en la locura de tu sensatez. En el aire que te recorre al caminar dibujando una silueta con la naturalidad que respira tu aroma. A veces te canto en silencio, mi alma necesita cantarle al corazón. Luego me postro, me encierro en mis adentros contemplando tu mirar. Cierro los ojos…

Me habita, me abraza

Ella me habita, me abraza.  De pronto me hallo en la caricia de su ser y me abrigo así en la sombra de su tacto sincero en su risa cansada en la poesía que cobra vida en su cuerpo cada noche. Es un sueño de amor esperando una lluvia de estrellas para ser concedida sin…