Amor

Como luz cálidamente sublime, acoges y recoges deprisa, las recónditas llagas torrenciales, de la desfachatada pena desnuda, que aglomera sosegadamente esta vida.   Pero dócilmente, con tu suntuosa ternura, acaricias el purgatorio perenne, de la apoteósica razón canalla, que carcome ineludiblemente, los pasos íntimos de la alegría.   Y, el gradual fruto de tu obra,…

Respira

Respira, siente el crujiente sonido de la roca en tus dientes y las mariposas en tu vientre. Respira, fluye en el abismo de las caras desleales y corazones discrepantes. Respira, frena el pensar latente del miedo repelente y el odio hirviente. Respira, camina al son de los lirios de la pradera candente y el paraíso…

Túnel infernal

Voy vagando sin rumbo en el limbo de tu abandono, y suspendo en el vacío el confín de tus besos.   Voy caminando con sigilo en el borde de tu sosiego, y oculto en el apostadero el vocerío de tus labios.   Voy descendiendo sin ánimo en el declive de tu jaleo, y desnudo en…

Impetuoso temor

Impetuoso temor, sucumbes los rastros del amor; y con tu rápida proclividad, atrofias solemnemente mi valor. Impetuoso temor, regocijas mi acérrimo rencor; y con tu  prolífica inquietud, condicionas la ternura con furor. Impetuoso temor, apostillas con sosiego el dolor; y con tu intrépida docilidad, despojas mi vacío sin pudor. Por: Arianna Frencia (Italia/Eritrea) ariannafrenciablog.wordpress.com Únete a…

Divino calvario

El grandioso milagro inoportuno nos convierte en el mejor juego de ases; que, flemáticamente, en silencio, agravia el vicio errado de los éxtasis venales. La dulzura amargadamente sagrada destruye la poca cordura carente; que, con la astucia de nuestras mentes inocentes, saciamos los cuerpos orgiásticos paulatinamente. El elegante evento giróvago disolutamente queda plegado en las…

Mi ausente príncipe

Tú, mi ausente príncipe, me dueles en el alma, mientras el calvario de tus besos me va despabilando por las madrugadas. Tú,  mi ausente príncipe, me dueles en la piel, cuando tus infames caricias vuelven desmedidas en nuestras noches clandestinas. Tú,  mi ausente príncipe, me dueles en el corazón, cuando callas miserablemente el juramento quimérico de…

Cuatro amantes

Ardiente pasión, astuta adicta, sustancia letal, para este mísero corazón. Angustia cabrona, escondida ahogas, anhelos inocentes, para esta anima indigente. Cobardía marrana, viciosa aferras, estruendosas maravillas, para este cuerpo homicida. Necedad inmunda, asesina gloriosa, infame amiga, para esta mente inofensiva. Por: Arianna Frencia (Italia/Eritrea) ariannafrenciablog.wordpress.com Únete a nuestras redes:               …

Tu desesperación impura

Tu desesperación impura consagra con tu vil rencor latiente todos nuestros días aparentes. Tu desesperación impura susurra en tus labios nefastos el orgullo de un corazón descompuesto. Tu desesperación impura, embalsamada en tus manos dolientes, carboniza mi piel lentamente. Tu desesperación impura, enterrada en tus ojos sombríos, premia mis deseos viciosos. Tu desesperación impura, indignada soberbiamente en…

Susurros

Sentimientos equivocados, encontrados, desechados, con la mirada de un ciego, sin rumbo, muy lejos; se encuentra el suspiro, profundo, envejecido, de un alma perdida, solloza, abatida. Las palabras erradas, odiosas, engreídas, salidas de boca, locuras, manías; sienten la ruptura, profunda, podrida, de un corazón, exánime, fundido. Delicados recuerdos, grandes, solemnes, sucumben la mente, herida, doliente;…

¿Me amo o todavía no?

La confusión del no saber, me sucumbe en un lago de horror donde me quedo estática, esperando la solución de la pregunta frenética ¿Me amo o todavía no?   La respuesta desconcertante me deja en silencio , flotando en un limbo fusco de querer con poder, gritar agónicamente ¿Me amo o todavía no?   Sigo…

Los delitos urdidos

Un silencio aborrecedor cubre las plegarias del perdón, dedicadas hacia la luz de los diarios infiernos. Y se azotan los gritos, desdeñosamente encadenados, por el látigo constructor de las vilezas edificadas. Por ahí va llegando la cumbre fanática, de los alcabaleros togados que sentencian y cobran cada fallo. Entonces fecunde la muerte inmediata, fertilizante para el alma,…

La rosa

En su cuerpo de leche, los hilos siempre de oro la envuelven. Su delicado resplandor, al alma estremece. Con elegancia solemne, ella inmóvil permanece. Su belleza delirante, evita que la aferren. Con picardía silente, ella ágilmente florece. En su cuerpo de leche, las pasiones siempre opulentas la envuelven. Por: Arianna Frencia (Italia/Eritrea) ariannafrenciablog.wordpress.com Únete a nuestras…

Movimiento

El caliente movimiento, en tu mirada lo siento. Todos los mares se mueven, todos los vientos se estremecen. El día resplandece, y nuestra palabra muere. Los deseos se convierten en tormentos, las realidades se convierten en secretos. El dulce movimiento, en tu mirada presiento. Por: Arianna Frencia (Italia/Eritrea) ariannafrenciablog.wordpress.com Únete a nuestras redes:       …

Cronología del amor

El amor eternamente ardiente, brota cautivamente. Con miedo de desnudarse, y mil ganas de amarse. Surge el deseo de atarse, sin tiempo de odiarse. Pero con la cobardía de entregarse, llega el afán de alejarse. El amor repetidamente extenuante, agoniza agobiantemente. Por: Arianna Frencia (Italia/Eritrea) ariannafrenciablog.wordpress.com Únete a nuestras redes:              …

Nexos

Todos, cerrando los ojos, vamos soñando, como arriesgarnos, sin quemarnos. Mientras, el fuego incandescente, a la vez inexistente, arde internamente, murmurando memeces. Porque, lo invisiblemente impalpable, a la vez dudable, crece vehemente, sin abstenerse. Pero, el control imposible, a la vez irritable, impide firmemente, al corazón acobardarse. Por: Arianna Frencia (Italia/Eritrea) ariannafrenciablog.wordpress.com Únete a nuestras redes:…

El Caribe

Los vientos calinosos zarandean a las palmas en el sol sofocante, del verano eterno y amante, que pinta todos los días brillantes.   La felicidad de los morenos cautivantes viéndose flotando en los barcos cobaltos, van conquistando los corazones fugaces, con el frenesí de sus redes audaces.   Mientras el olor salino y picante con…

Como

Sin esperanzas como las rocas en agua, el corazón de roca late como fuego sin llamas, las llamas queman como la nieve de verano, y el verano caliente como amor que no se siente.   Las palabras son muchas como la lluvia, una lluvia como lágrimas que inundan, lágrimas sin desdén como una fiesta de un…

Éxtasis temporal

Otro día más que pasa, y me siento en mi silla, ya muy vieja, casi hecha trizas. Suavemente acomodo mi vista, hacia la panorámica inmaculada, de mi alma indócil, sin prisa. Pero rápidamente, el desasosiego, del delirio agudo que tengo dentro, interrumpe mi éxtasis temporal. Entonces inequivocamente, la pesadilla, que llaman vida, llega riendo y…

Playa bonita

Escuchad el viento del mar, que va suspirando despacio sus cuentos lejanos. Y ola tras ola, las huellas de la arena se van borrando. Con melancolía, el va y ven de las aguas, remueve y retumba nuestras almas. Y ola tras ola, los secretos ocultos se van ahogando. El sol nace y a la vez muere,…

Roma

Caminando tras tus hermosas calles, la brisa sutil, que de a poco quema mis dedos, roza suavemente
 el interior de mi cuerpo.   Siento el olor a café y tabaco, que en lejana cercanía, va creciendo con un esmero perfecto.   Curioseando bajo las ruinas de hormigón , de color marrón muerto, se escucha el murmullo de los antiguos…