Ese atardecer

Eres ese atardecer con vistas al mar. Me enseñaste que perderse, es la única forma de saberse encontrar; que si vivo de recuerdos, viviré en pasado, no presente; que mirar hacia delante, evita la caída; y que hay personas que son hogar, y otras, huida. Contigo he aprendido que amar es dejar de preguntarse por.0qué…

Amor cotidiano

Eres en mí ese cosquilleo, parecido a cuando cada mañana, mis pies descalzos tocan el suelo. Tu sonrisa no engaña, como esconder el polvo debajo la cama. Tus abrazos son como las sábanas, en esas noches donde la ventana, nos aleja de cualquier tormenta. Tus ojos son el primer espejo en el que me veo…

Y terminé escribiendo tu nombre

Un día me dijeron que escribiera poesía, y terminé escribiendo tu nombre. No por un capricho o un sin sentido, sino porque desde que llegaste a mi vida, incluso las musas se inspiran en tu risa. Me pierdo leyendo tus besos, y mis labios se inquietan sin tus versos. Eres las palabras que se escapan…

Sabes a arte

Sabes a arte, porque haces que no deje de pens(arte); que sea imposible no mir(arte); que cada noche termine por soñ(arte); y porque en mis poemas no dejo de cre(arte). Hueles a arte, me basta cualquier excusa para imagin(arte); cualquier segundo es bueno para escuch(arte); porque me gustaría estirar el brazo y toc(arte); y porque…

Beso converso

Eres ese beso adverso a cualquier universo; un verso converso en este poema perverso; me quedo inmerso en tu reverso, y pido que solo seas un (mal)verso. Soy un introverso muy controverso; confieso que me disperso si no estoy entre tus be(r)sos; entonces me pongo terso y tergiverso todo a mi alrededor. Eres mi universo…

Y de postre, tu sonrisa

Todo lo que siento por ti, se mide a besos; ni la tinta del más bello poema, puede abarcar lo que siento cuando te quedas, y me arropas, y las horas, se convierten en segundos, entonces sé que podría comerme el mundo, y de postre, tu sonrisa. Si te quedas a mi lado, haré las…

Recuerdos no tan cuerdos

Tengo miedo que me hables de recuerdos y que yo te conteste sin estar muy cuerdo. Que nuestro ayer sepa amargo y nuestro mañana, incierto. Me aterra despertar algun día, al lado de dos extraños, y que esos seamos tú y yo. De no reconocerte en nuestros besos y no reconocerme entre tus brazos. No…

Si me hubieras llevado a París

Te debo más besos de los que posiblemente te daré. He pintado una sonrisa al atardecer, y se parece a la tuya. He versado nuestros encuentros, pero ninguno rima, y no parece que vayan a encajar. Quizás por eso nos representan, como dos piezas unidas al azar. Guardo en un baúl de recuerdos unas postales…

Después léelo del revés

Este es un poema muy especial, cuando termines, léelo de nuevo pero empezando por el final. Que el amor es lo más ambiguo que nos rodea. Si algo he aprendido en estos años es que el amor verdadero es solo una ilusión. Y mentiría si dijera un te quiero vale más que lo material. Un…

Ve(r)sando a una musa

Dicen que las musas son efímeras, y por eso tengo miedo de pestañear cuando tú me miras. No vaya a ser que te evapores, y cuando los abra, solo tengo un recuerdo de tiempos mejores. Te enredas en mis sábanas, y me dices que somos dos almas, sin hablarme de gemelas o mitades; únicamente dos…