Los Trenes

Los trenes no pasan una vez en la vida… Me acuerdo de los ojos chinos, del sol naranja que caía y nos daba justo en la cara, de tus ojos chinos, de tu brazo cruzado sobre el mío, incómodos, sentados en los asientos de plástico del tren. Me acuerdo de los ojos, del sol, de…

La cuenta

No voy a permitir que nadie vuelva a caminar en mi vida con los pies sucios, recordarte es llamar al cuchillo para que vuelva a los dientes a las tripas. Te quiero desde lo más profundo de mi odio desde el día que mi madre dijo “estas cosas pasan” y siguen pasando cuando vuelvo a…

Años luz

Hay un lugar al final del ocaso donde desearía caer abatida, morir entre los huecos de tu cuello partido, el muro de los lamentos que llevo encima cuando el sol todavía canta. Que se incendien afuera de la manta donde vengo a dormir cien años luz, las calles y el instituto. Viajé desde muy lejos…

Sofias

En el colectivo son 11:30 y ya quiero irme a mi casa. Afuera deben ser las 5 de la tarde pero estoy cansada y el tiempo en uno a veces es jodido y pesa el doble. En el asiento de al lado, Sofia le cuenta por celular una primicia a su amiga: Pablo también es…

Pájaros

Cuando el viernes nos arrastre a la cama como un premio morderemos desgarrados los pájaros del sueño, Artemisa besará con vehemencia tus pupilas y habrá hueco en los rincones para enredar las luces del suburbio, afuera en el mercado no hay un dios que ampare la tristeza. Un café embalsamado te espera, en el sencillo…

Carta para una mujer recién nacida

“Apenas te has percatado de tu existencia y sin embargo el mundo parece aún más viejo a tu lado. Lamento decirte que ésta no es la primera vez que tendrás que llorar, el mundo va a romperte el corazón de mil maneras y estará únicamente en tu esencia la fuerza para construirte mil veces más….

Rio

Lo admito y lo confirmo, sí. Tengo más problemas que ropa en los cajones y abajo, entre las venas y el fracaso hay un montón de heridas que miran de reojo y duelen al tocarlas. Lloro, lloro mucho y muy alto, al recordar que puse el corazón en más batallas de las que pude soportar….

Mujeres bonitas

“Eliminá las estrías, despedite de tus rollitos, aclará las canas reducí tu cintura perdé peso reducí perdé reducí” ¿Hasta cuántos centímetros quieren hacernos desaparecer? Me gustan las mujeres fuertes enormes inmensas en su actitud con todo el mundo arrodillado en sus sonrisas. Son un par de pezones dos, tres, cuatro caderas, vaginas la palabra prohibida…

Camisón de mariposas

La espalda de Ignacio, los huesos, que ella había imaginado siempre blancos, resaltaban silenciosos, los hombros amplios, valientes, la piel del color del trigo y la luz del velador, acariciándolo todo levemente, los lunares, la ropa sobre la silla y otra vez, los lunares. Paula se acomodó en el lugar y se abrazó a su…

A eme

Siempre vuelvo a recordar cosas con las que he boxeado antes, volver al pasado es como bailar con lobos y esperar salir ileso. Hay un graffiti que tiene mi nombre y ahora funciona como embajada del odio las firmas de mi niñez son la prueba de no saber quién era ni ese día ni ahora…

Verbos

Esta noche, se cuales son los verbos que nos conjugan, pero también cuáles no. Sé que existen millones de espaldas para besar y otro millón de ventanas donde podrías posar tu amanecer y aun así me gusta preguntarme que te une a mí, si es el destino de las cosas o la elección especial de…