Hogar.

No tardé mucho en comprender que cuando llegabas, cuando dejabas tu cuerpo de flor y tus manos de cielo en cualquier habitación vacía, la convertías en hogar. Y por eso dejas puertas abiertas por dondequiera que pasas. Rincones que son casa y refugio alejados del invierno. Puntos suspensivos que no quieren ser finales, historias geniales…

De paso.

Sigues siendo la luz al final de todos mis túneles. La certeza de que lo mejor siempre está por venir. Y la vida pasa, y pasamos todos, en este trajín de idas y venidas y de palabras tan vacías como el cielo. Y en cambio tú, que te vistes de melancolía por fuera, que tanto…

Irrelevancias relevantes

Estoy recogiendo gotas para bailar esta lluvia contigo. Sin paraguas, con los pies descalzos, con la locura por apellido. Con tus ansias de llenarte los bolsillos de historias que nunca terminan. Llegarás otra vez, con el sol de media tarde. Y desde este balcón hecho puerto improvisado, todas las gaviotas que vuelan anunciarán tu regreso….

Soñadores compulsivos

Todos quieren volar, aún sabiendo que los pájaros también caen y que algunos nacen con vértigo. Quieren querer, sin trampa y sin medida, y no saben que se juegan la vida cada vez que se enamoran. Menuda panda de idiotas, que siguen soñando con los ojos abiertos, trasnochando quedándose despiertos, acumulando horas y ganas con…