Si pudiera

Si pudiera, pasaría la vida leyéndote, buscándote en cada palabra… me dormiría a tu sombra y soñaría contigo, te encontraría en los rincones, renacería a tu lado, inventaría las palabras eternas para escribirte, si el tiempo me regalase la manera de ser tuya eternamente, sería libre a tu lado para siempre… si pudiera. Por: Lidia Villalobos (España)Sigue leyendo «Si pudiera»

Vuela el tiempo

  Vuela el tiempo… y no sé detener el reloj cuando estás a mi lado cuando me besas, cuando el mundo se hace pequeño entre tus brazos; vuela el tiempo… yo lo quiero atrapar lentamente con mis manos mas no puedo, no hay manera de fundirnos eternamente en abrazos; y como si los minutos desfilaranSigue leyendo «Vuela el tiempo»

Llora el alma

Yo que vi luz en tus ojos, como ve luz la mañana, y en tus palabras sentía que el viento me susurraba; yo que llegué al mismo cielo de lo prohibido del alma, apagué la luz y olvidé el susurro… pero no hubo calma, llora ahora mi alma por llevarla al cielo y después bajarla.Sigue leyendo «Llora el alma»

Si contaras…

Si contaras con los dedos las horas que pasamos juntos, no te cabrían; si midieses por suspiros los besos que nos dimos, no llegarías ni al primero; si tuvieses que cortar una rosa cada vez que juntos reímos, te faltarían rosales; si tu orgullo y el mío llenaran gota a gota los océanos y mares,Sigue leyendo «Si contaras…»

El arbolillo

A la sombra de un hermoso manzano, que no es mío, muchas tardes, solitaria, yo me siento. Y a lo lejos miro mi pequeño arbolillo, que por más que me empeño nunca crece. Fue un árbol plantado por sorpresa, casi por necesidad y regado con cariño. Pero el árbol no da frutos. A veces, meSigue leyendo «El arbolillo»

Enemiga querida

Enemiga querida, que tratas en vano de darme consuelo, como trata el viento de secar las lágrimas, amiga que siempre estás al lado de mi ventana; yo ya, no sé si te quiero o te odio, a veces eres tan amarga, que sacudes desde el fondo los adentros de mi alma; otras veces, sin embargo,Sigue leyendo «Enemiga querida»

He querido

He querido apagar en las miradas más profundas de un alma traicionera los besos que no me diste, deshojar las margaritas para que dijesen sí, pintar de azul las mañanas. He querido creer en los silencios que hablaban más que un día las palabras, buscar respuestas en los océanos donde más dudas vagaban. Y yaSigue leyendo «He querido»

El poeta

El poeta, que entonces no era poeta, había soñado con la revolución muchas veces. Con banderas alzadas al cielo y gritos al aire. Soñaba con la batalla perdida, con esa que quita el poder a los necios y lo ofrece a los nobles de corazón. Esa que ya, en los tiempos que corren, ni osaSigue leyendo «El poeta»

Despecho

Del tupido recuerdo por las noches, del real desengaño en las mañanas y vestidos de una manta cristalina van mis ojos, van mirando pero sin poder ver nada; de los sueños robados, de los besos que sin nacer se apagan, de los días nublados, de la ya tan perdida mi esperanza; de cuentos inventados, deSigue leyendo «Despecho»

A ciegas

A ciegas vagaba esta alma, a oscuras, perdiendo la calma; suspiros de noches en vela, castigos de esta primavera; no llega hasta mi ventana, tristeza de no ver mañanas; y esta vida loca llegó, y su poca cordura perdió; y se escapó todo, se fue, y no dijo nada después; de todo lo que supoSigue leyendo «A ciegas»

Un café con Lucifer

El día se apagaba en mi soledad otra tarde. En el suelo se amontaban las cervezas que me habían llevado de nuevo a otros mundos, a esos que plasmaba en mi papel para ser libre y que, para mi sorpresa, a todos encantaba. Era un escritor famoso, y eso me gustaba, por qué negarlo, pero,Sigue leyendo «Un café con Lucifer»

La tortuga

Hoy me sorprendí guardando el anillo que apresaba en mis dedos la mentira, o la verdad imposible. Sé que prometí enterrarlo, pero no pude, y fue a parar allí donde duerme otro cuento perdido, dentro de la tortuga. “Las promesas que nos hacemos a nosotros mismos son las que estamos obligados a cumplir sin excusas”Sigue leyendo «La tortuga»

Primavera

La primavera es la vida tras el invierno dormido. Los colores, reflejando la luz de un nuevo día. Es el cantar de los pájaros tras la ventana, el resurgir de las tardes, el renacer del aroma que embriaga los pensamientos. La primavera es la brisa que ya recuerda el calor. La calma del mar soñandoSigue leyendo «Primavera»

La playa

Había una vez una playa, llena de gente. Y ahora que lo pienso, también llena de ilusión y de esperanza, con una mezcla de dudas que sabían a poco porque todo era como en un sueño, lo que hacía que éstas quedaran de lado pronto. Había unos ojos, y un cuento. Y hacía calor eseSigue leyendo «La playa»

Atada

Atada a una realidad cosida a prisas, sustentada en una torre de cartas de papel, buscando en esta carrera alguna sonrisa que evite por un momento desfallecer, unida a cadenas de obligaciones que al nublar el pensamiento anulan el ser, que impiden mirar delante sin condiciones, que juegan con el presente para volver; volver aSigue leyendo «Atada»

Autobús hacia la locura

Ya no estaban los tablones viejos sobre los que hablamos aquella mañana, pero el edificio que los sostenía estaba intacto, ¿seguiría igual por dentro? El tráfico era mucho menos saturado que durante aquellos años, supongo que en el fondo hacer un metro para aquella ciudad no había sido tan mala idea, aunque las consecuencias deSigue leyendo «Autobús hacia la locura»

Nubarrones de agosto

Aquella calurosa tarde de verano María se asomó a la ventana. Hacía mucho bochorno y el calor atosigaba su mente y nublaba el pensamiento. No pudo contener las ganas, sacó su cuaderno de notas (aquel donde su vida se había ido entremezclando con el papel arrugado y las letras que tomaban forma cuando la inspiraciónSigue leyendo «Nubarrones de agosto»

La Ventana

Cuando te pasas seis horas diarias sentada delante de una ventana, que además se convierte en la ventana a través de la cual ves el mundo, en tu mundo, día a día, durante tres años, puedo asegurarte que te conoces como la palma de tu mano la hora a la que el vecino de enfrenteSigue leyendo «La Ventana»

Mar de enero

Mar de enero, abrupto mar de colores que espera la primavera, reflejo de un frío sol que entre las nubes se acuesta. Mar de enero, mar de principios cargado de nuevas ganas que suenan a silenciosa esperanza, que una mañana se acerca. Mar de nostalgia, de sueños que llaman pronto a la puerta, de dejarSigue leyendo «Mar de enero»

La redacción de Don Adolfo

Hubo un tiempo, en que escribir historias era divertido sólo por el hecho de escribirlas. En que nada buscábamos, salvo la satisfacción personal de escribir por escribir. Pero las cosas cambian y nosotros también y a veces esperamos, casi sin querer, algo que nunca llega. Porque los sueños, con los años, pueden parecer losas queSigue leyendo «La redacción de Don Adolfo»

Perder el miedo

Perder el miedo, arrojar los papeles por la ventana para ser libre, buscando encontrar el alba; que en la noche tan oscura los sueños siempre se apagan, pues cuando brilla la luna, más que ella, no brilla nada. Salir a la calle, presentarse con descaro una mañana para ser vista, pidiendo a gritos agallas paraSigue leyendo «Perder el miedo»

El día en que casi me rindo

¿Para quien escribes? Para todo aquel que quiera leerme. Pero, ¿y si nadie te lee? Siempre hay alguien que te lee. Pero, ¿si algún día hay alguien que no te lee, para quien escribes? Para mí misma. ¿Y es suficiente? Mi mirada fulminante hizó quizás que se callase y apartase la vista a un lado.Sigue leyendo «El día en que casi me rindo»

Gato solitario

Gato solitario que te escondes en la noche más triste y más oscura, tu silueta se confunde tras la verja, entre líneas dibujadas de amargura. Gato misterioso, silencioso, que has fijado tu mirada en mis pupilas, de pelo gris, perfecto y esponjoso, pareciera que hasta robases la vida. ¿Qué haces aquí, hermoso gato? no pareceSigue leyendo «Gato solitario»

La cajita de recuerdos

Ella, como todos, tenía una cajita de recuerdos olvidada en algún lugar escondido. Pero los lugares escondidos a veces se topan con nosotros, o nosotros con ellos, y entonces no nos queda más remedio que investigarlos… Y ocurrió, se topó con ella ese día y, al hacerlo, se vió reflejada en su pasado, pero noSigue leyendo «La cajita de recuerdos»

A brindar…

A brindar, por todos los sin sentido que nos van acompañando, dando sentido a la vida cuando se lo estás buscando. A brindar, por cada una de las velas que vamos un día apagando, porque al apagarse encienden caminos a nuevos brazos. A brindar, por cada par de ojos rojos que te miran sólo unSigue leyendo «A brindar…»

Desorden

Ya no escribiré letras profundas total, nadie las lee, dime ¿qué importa? si el mundo se entretiene en perder sueños buscando todo aquello que no aporta. Se busca la belleza que no existe, eterna y artificial, nos la regalan, ya no hay palabras bellas para dormirse, parecieran pesadillas que no acaban. La palabra no esSigue leyendo «Desorden»