Exploradores dimensionales

Y si miro hacia atrás ahora comprendo mejor lo que fui, lo que sentí, lo que me maltraté, con el látigo hostigador de la cabeza a los pies… No creía en mí, y perdida me sumergí en aguas turbulentas, y su luz interior me atrapó como un encantamiento durante varios años, para descubrir que ellaSigue leyendo «Exploradores dimensionales»

Homenaje a Camille Claudel

“Se me reprocha, ¡oh, crimen espantoso!, haber vivido sola”. Camille en 1917. Cómo pretendes que retorne hasta tus brazos si antaño solo fueron engaños. Si me amabas no rompiste con nada y tus promesas fueron lodo en la orilla del embravecido mar. Me enamoré tanto de ti que me olvidé de mí. Salté todos losSigue leyendo «Homenaje a Camille Claudel»

Viaje a la morada sagrada

En la noche más oscura,donde la esperanza fue engullida por la sombra ,y el alma se ve atrapadaen un torbellino de tormentosque la succiona hacia el pozo negro.En el fondo de esa fría inmensidaduna luz, pequeña, en un principio,fue creciendo con lentitud.Y aquellos ojos cegadospor la espesuracomenzaron a brillar,las piernas antes paralizadas,congeladas,por el aterrador miedoseSigue leyendo «Viaje a la morada sagrada»

Tu recuerdo

Y mientras escucho la guitarra de Vicente,  recorro los pasos  de aquellos que se fueron,  como el agua que cae en cascada en el mar. Tus ojos verdes en mi entrecejo, mi pequeña manita en tu inmenso pecho.  Paseos largos por los coloridos campos.  Naturaleza latente mostrada por tu paciencia infinita.  La materia se marchita, Sigue leyendo «Tu recuerdo»

Nuestro «yo» verdadero

El estado del intelecto es reiterativo, como un disco rayado. Vuelve a los mismos lugares donde no se pudo controlar nada. Donde tu cuerpo, tu mente y tus emociones fueron movidos por hilos intangibles, por la fuerza superior que todo lo domina. Desconocemos nuestras propias capacidades y desperdiciamos todo nuestro potencial por seguir los cánonesSigue leyendo «Nuestro «yo» verdadero»

La magia de Flora

Estoy siempre ante su mirada, y por sus manos deseo ser acariciada. Sentí su energía de alegría cuando era diminuta e indefensa, y en ese momento, me arropó con alimento y agua fresca. Y lentamente el sol y la brisa me hicieron evolucionar. Ahora la veo cantar y meditar mientras las aves trinan con elSigue leyendo «La magia de Flora»

Líneas estelares

Manos cálidas, dedos finos como vías rectas, entre arrugadas pieles, una tersa y otra anciana, en medio la piel de mediana edad. Viejas instantáneas proliferan en su inconsciente, entre las falanges protectoras de sus progenitores. La suavidad y aspereza de su abuelo, zarpas encalladas por el duro trabajo del campo. Recordaba, las pequeñas manos deSigue leyendo «Líneas estelares»

Reconquista

Enmendar lo errado, sanar lo dañado. Traspasar y absorber toda la decepción ocasionada en tu mente. Eliminar el dolor de tu corazón, a base de besos con y sin sexo, cubiertos por pura alma, sin condimentos añadidos de la imaginación egótica. Reconquistar las zonas cotidianas, bajo las sábanas; en cualquier habitáculo en el salón, juntoSigue leyendo «Reconquista»

Familia del Alma

La vi saltar bajo el atardecer de un incipiente verano. Su cabello cobrizo resplandecía como las brasas de una hoguera que me envolvió por completo. Desde aquel instante todo mi ser la servía solo a ella. Mis manos quedaron enlazadas a las suyas con lazos de colores, y la danza nos llevó a formar unSigue leyendo «Familia del Alma»

Bajo la Tormenta

“La tormenta me cubrió para recordar que nunca caminamos solos. Y en medio de la tempestad descubrí que éramos la misma gota de lluvia, separada por el viento estelar, como barcos de papel en la inmensidad, nos reencontraremos para empapar nuestra alma con nuestro verdadero ser. Nos volveremos a ver, bajo las alas de laSigue leyendo «Bajo la Tormenta»

Transformación constante

Relajo mi mente, para poder sentir la energía que llevo dentro. Durante estos días mi cabeza se ha enredado en temas del Otro Lado. El Otro Lado, la mayoría de los humanos tememos porque desconocemos su existencia, y aquellos seres queridos que están allí siguen estando aquí de alguna manera. Es curioso como los pensamientosSigue leyendo «Transformación constante»

La visión del águila

Desde lo alto se ven las cosas con las pupilas del águila. Se liberan los torbellinos de las aguas turbulentas, que nos arrastran hacia nuestra perdición. Desde las nubes se desvela que el río muere en un inmenso mar, donde el dolor se diluye como la sal, cubriéndonos de paz. Desde las cimas, el sufrimientoSigue leyendo «La visión del águila»

El legado de Artemisia Gentileschi

Resultó que tu sonrisa ocultaba a un depravado. Te ganaste la confianza de mi protector y aprovechaste su ausencia para quitarme con tus repulsivas manos mi inocencia. Te arañé donde pude, te mordí en vano para que me dejaras en libertad, y tus golpes me rompieron las alas. Terminaste sin olvidarte de amenazarme para queSigue leyendo «El legado de Artemisia Gentileschi»

Mi yo superior

Logré saltar sin miedo, dejé atrás tus pasos y como el cóndor majestuoso en su vuelo, te observé desde lo alto, con alas de ángel me adentré en el espacio. Y nuestra tristeza se diluyó en los mares del tiempo. Nuestras lágrimas alimentaron nuevos rosales en el jardín eterno. Camuflado, entre las arenas del desiertoSigue leyendo «Mi yo superior»

Amor tecnológico

Retornar a un punto muerto donde la mente prima, donde el trabajo cotidiano te absorbe como un tornado, alargando las horas como elásticos. En esos momentos se olvidan los besos, las caricias, las miradas que alimentan nuestra alma. Se descuida lo cercano para entrar en el cibermundo de ilusiones efímeras y de riquezas vacías. MantenerSigue leyendo «Amor tecnológico»

Contrastes de diciembre

Diciembre, el décimo mes de los doces de la diosa, donde la noche más larga se acerca y el triunfo del sol retorna. El niño de Nazaret sustituyó las saturnales, y bajo su pesebre el dios Mitra duerme. Somos herederos de la alegría del regalo, de las cenas y los almuerzos sin mesura, del besoSigue leyendo «Contrastes de diciembre»

Espíritus Afines

En la noche más oscura, sin luna ni brillantes estrellas, el rostro de él mojado por la tormenta emerge en la psiquis de ella. Alterada despierta con el miedo acuesta de su visión de muerte. Su llamada en plena madrugada lo detiene. El gesto de decirle no estás solo, estoy aquí contigo serena su ofuscadaSigue leyendo «Espíritus Afines»

Despierta, corazón…

De lo que fui, solo quedó una estela en medio del firmamento. Lo que soy, es la suma de los minutos presentes. Lo que seré, depende de la proyección de mí… Sin embargo, navegar por los océanos y las estrellas del universo te aleja y te acerca cada vez más a casa. Las islas desiertasSigue leyendo «Despierta, corazón…»

Te elijo

Elegimos respirar en una atmósfera que nos oxida, elegimos caminar a contra corriente como salmones que van a desovar en las cumbres montañosas. Sin elegir, ya estamos tomando la decisión de no hacerlo, por eso siempre elegimos conscientes o inconscientemente. Elegimos luchar por un sueño y al fracasar podemos optar por el mismo hasta conseguirloSigue leyendo «Te elijo»

Paisajes del recuerdo

La distancia forjó un camino en los sueños. El sol anaranjado de finales de agosto, en aquel hermoso lago, la barca los esperaba. Antes de llegar a su destino, él le habló a ella como el susurro del viento. ―¿Me dejarás amarte en la barca? ―preguntó besándola sin aliento. El gemido de afirmación lo encendióSigue leyendo «Paisajes del recuerdo»

Momentos con mi padre

Cada domingo, se levantaba dando saltitos de alegría de su cama a la habitación de sus padres. Con sólo cuatro años la inquietud era su estado natural. Unos brazos fuertes la alzaban siempre, para continuar flotando con sus pequeñas alas de niña enamorada de su sonriente padre. Las manos enormes de su progenitor abarcaban todoSigue leyendo «Momentos con mi padre»

Amor verdadero

Ámame cuando esté agotada, con las ojeras realzadas, y llena de dolor. Abrázame cuando todo esté desordenado, y sin ganas tenga que recogerlo. Sostenme cuando tenga miedo, y quiera huir como una niña. No me mandes flores cuando sea mi cumpleaños, siembra geranios en mi jardín para que me acuerde siempre de ti. Bésame cuandoSigue leyendo «Amor verdadero»

La realidad del mito

Sólo le quedaba un objeto, el último que completara la serie. Antes de irse a dormir los sacaba de su arca y los contemplaba con una devoción extrema. Encontrar la reliquia que le faltaba lo llevaría hasta él. Hacía ya mucho, cerca de un milenio, que toda aquella historia se congeló en el tiempo, comoSigue leyendo «La realidad del mito»