¡Hagámoslo!

Liberemos nuestras manos, démosle alas a nuestros dedos. Vamos a quitarnos la mordaza que contiene nuestros versos; que no quede nada en el tintero. Entre rima y rima, curémonos las heridas con mercromina. Mostrémosle al mundo que somos diferentes. Dejemos de sujetar nuestra alma entre los dientes, ¡hagámoslo!   Con dos cajones repletos de poesía…

Discrimen

El tiempo parece haberse ralentizado. Echo una mirada al daliniano reloj que cuelga desparramado de una vieja pared encalada, pero sus toscas manecillas apenas parecen haberse detenido. Las horas siguen su curso, impasibles. Desecho la tentadora idea de comenzar a teorizar acerca de la relatividad del tiempo y centro toda mi atención en esa complicada…

Exquisita frialdad

Estoy sentada frente a este papel en blanco que se me antoja un incipiente relato de (des)amor y juro que esta vez no sé muy bien por dónde empezar. Ando a tientas entre lo que escribo y lo que realmente quiero escribir y maldigo a este estúpido pensamiento dicotómico que enturbia mi razón y me…

Mía

Me di cuenta demasiado tarde que había algo enfermizo en tu manera de quererme. Siempre me decías que era tuya aunque sabías que no me gustaba que hablaras así, pero no te importaba lo que yo sintiera. Y cada vez que me preguntabas si lo era, te contestaba que no, que no somos objetos, que…

Metáfora

Ya no quedan palabras. Mis versos nunca más volverán a rimarte y esas letras que aún permanecen moribundas en el tintero, salpican de rojo carmesí su blanca mortaja donde se desangran las últimas gotas de tinta que todavía corren por mis venas. Me sumerjo en un mar de extrañas oraciones para narrar cómo suena un…

Última balada antes de morir

No debemos olvidarnos de todas esas voces que fueron silenciadas por pensar distinto y defender unos ideales que no comulgaban con los de quienes estaban arriba, de toda esa sangre derramada por creer en un Dios con un nombre diferente al nuestro o simplemente por el color de su piel o raza etnia. No debemos hacerlo porque se lo debemos, porque tanto dolor y sufrimiento no han de caer en saco roto pero sobretodo, para que no se repita la historia.

Nada

Ahora que he aprendido a reprimir las lágrimas las heridas en mi corazón han cicatrizado y ya no duelen, y se han disipado las ganas de llorar, puedo sentarme, serena, frente a un papel en blanco y, lápiz en mano, dejar que mi corazón la guíe y dicte las palabras que grita mi alma. Las…

Un universo en mi taza de café

Érase una vez, —con dos terrones de azúcar por favor —, un lugar en un humeante planeta a la deriva en un latte universo macchiato donde siempre era casi de noche. Sus habitantes no se consideraban oriundos de ese diminuto mundo que flotaba en aquel trocito de cielo sino ciudadanos de un utópico paraíso. No…

Diversidad

¡¡¡Qué fácil resulta hablar contigo!!! Exponer el corazón nunca fue sencillo y desnudar el alma ya ni te cuento; eso es tarea reservada solo para valientes, valientes como nosotros. Aunque qué te va a contar esta científica loca versada en letras que aún no sepas, esta soñadora pizpireta que va por el mundo con una…