Humo

Rutina, hastío, gris condena; laberinto sin atajos, sin salida; encerrados sin encontrar una pista, con tanta desolación, tanta pena.   Antes castillos, ahora cadenas; silencio cómplice sin risa. Antes pareja, ahora ni amiga; nos reconocemos como sombras, apenas.   Antes sorpresa, encontronazo, ilusión; ganas de comerse el mundo, de quemar a encuentros el colchón.  …

Tiembla la noche

Tiemblan tus pupilas, tu alma de animal, transparente y sucia de pólvora y metal. Tu herida no cicatriza: un veneno no la deja cerrar. Una sombra cosida a ella oscura, negra y llena de maldad. Te la quieres quitar, pero quema; y tus dedos, insensibles, no pueden secar tus lágrimas, ni escribir en tu interior…