Scherzo, colpa: Waiter

47. -Azul, rojo, blanco, marrón. Sorpréndeme, querido. ¿Qué  me traes para esta hermosa velada? 48. Abstraídos de una rutina, perdidos en el descanso de su búsqueda por la felicidad. Por un momento se olvidan de su legado a proteger. -Aquí tiene, señor. -Exquisito. Quizá un poco pequeño,  pero dicen que así son las mejores porciones.Sigue leyendo «Scherzo, colpa: Waiter»

Scherzo, colpa: Oh, sole mio

Compartimos noche tras noche, cuando una y otra vez le oigo llamar y veo cómo se oculta. Tan penosa, sin conciencia de su belleza. Impaciente le admiro, sin comprender cómo aún tras esa cortina logra ser tan preciosa. Le admiro, le añoro, le quiero. No; le deseo. Pienso en todo el que tiene la oportunidad,Sigue leyendo «Scherzo, colpa: Oh, sole mio»

Scherzo, colpa: Misery business

No muy galante ni alto, un poco casual para llevar tal porte. Lo veo acercarse con cierto ímpetu; cerrar temprano no es mi estilo, espanta a la clientela más interesante. -El teléfono. Directo al punto, disfruto de los clientes decididos, aunque cómo negar que me sorprendió su rapidez. Quizá confundió ira con la intriga enSigue leyendo «Scherzo, colpa: Misery business»

Scherzo, colpa: Momentz

-Cierra los ojos.  Prestas atención al sonido equivocado. Esa brisa en la montaña es más escandalosa que el tren. Concéntrate en lo que ves; la pradera, las flores. ¿Y si te bajas en la siguiente estación y cazas un diente de león? Un instante, un soplo. Un deseo. -Cierra los ojos. ¿Qué es lo queSigue leyendo «Scherzo, colpa: Momentz»

Scherzo, colpa: You just do as you’re told

-Suena a reto. Imaginemos que cada ser del planeta se pudiese dar a conocer a través de algún extraño aparato que te permite encontrar información almacenada en un tipo de biblioteca infinita de libre acceso. -Ni siquiera tú eres capaz de eso. Tal aparato debería tener una serie de instrucciones lo suficientemente específicas como paraSigue leyendo «Scherzo, colpa: You just do as you’re told»

Scherzo, colpa: The P is silent

Parte de mi condición me impide ignorar lo que me rodea, esto hace de mi rutina una sesión involuntaria de altruismo. Cada día, cada estación, cada persona. Disfruto del subterráneo y sus curiosidades, intrigado por las historias que le acontecen y le preceden. En algún tiempo me quejé y lo detesté tanto como el siguienteSigue leyendo «Scherzo, colpa: The P is silent»

Scherzo, colpa: Palabra para hogar

-¡Amor! ¡Ya llegué! MUACK -¡Mi vida! ¿Qué tal tu día? Amo este escenario. -Pésimo, detesto estar en la intemperie sin ti. -Oh, qué dulce eres, corazón mío. -Por ti soy un chocolate, ¡pero solo para tus ojos! Tenemos la ilusión de que en compañía perderemos la soledad, yo creo que distinguirlas implica más que elSigue leyendo «Scherzo, colpa: Palabra para hogar»

Scherzo, colpa: Zombies

Aprendemos a caminar en público en secreto, esforzándonos por esconder la incomodidad de cada movimiento, pretendiendo no sentir la histeria colectiva hacia la ignorante comunidad. “Si la vida fuese tan poética como la pinto, bailarían ballet en Siria”, dijeron 30 antes de mí, repetirán millones después; todos seremos genios. Manteniendo la integridad, procurando no romperSigue leyendo «Scherzo, colpa: Zombies»

Scherzo, colpa: Un’altra prima volta

-La diferencia entre ser creativo y un mentiroso compulsivo son seis ceros a tu nombre; solo así sé que mientes cuando dices estar harto de mí, topo.  -¿Y eso te hace un mentiroso de alta alcurnia? -Parecido. Lo más cercano que podrás conocer, quizá. -Cuando deje de ver un trazo violeta en tu cara cadaSigue leyendo «Scherzo, colpa: Un’altra prima volta»

Scherzo, colpa: Parlami tra gli occhi

Un estruendo suena en la distancia mientras camino bajo una sombra en blanco y negro. Suavemente cambia, contorsionándose hacia una inaudible marcha. Una dulce melodía. Simple, como ha de ser; curiosa, lo que le encanta ser; e imperante, ¿a su pesar?  Una esquelética mano le aniquilaba a cada centímetro que recorría con una falsa sonrisaSigue leyendo «Scherzo, colpa: Parlami tra gli occhi»

Scherzo, colpa: Melifluo

Tac… Tac… Tac… Desde que tengo memoria gotea, nunca de manera irregular. Es hipnótico. Quizá pueda seguir las órdenes de Relojito a su voz, aunque perderme en la oscuridad de esta habitación no fuese exactamente su plan. Tac… Tac… Tac… A medida que salen del grifo se iluminan por un instante, pero sólo de noche.Sigue leyendo «Scherzo, colpa: Melifluo»

Scherzo, colpa: Clockwork

¡Cómo amo los relojes de arena! Tal precisión en una figura tan poco corriente y común. Desearía un poco más de tiempo en prueba, quizá así demostraría que valgo algo y no soy un simple cartón con ojos de botella frente a las cuencas. Tiendo a musitar mientras me pierdo en mis pensamientos, quizá porSigue leyendo «Scherzo, colpa: Clockwork»