Me he olvidado

Miro a mi alrededor y pienso: ¿cómo he llegado hasta aquí? ¿cuándo se vació mi cuerpo? ¿por qué dejé a mi alma huir?   Ahora sé que es perdido este tiempo, fui ingenua al jugar contigo al amor ¿de qué sirve un anillo en el dedo sin una caricia en el corazón?   Estoy desencantada…

Ébano y marfil

Se conocieron hace veinte años, al calor de una movida campaña electoral. Camelia era muy jovencita, frágil y delicada, vestida prolijita, traía unos papeles de la escribana para llevarle al padre. Al pasar por la esquina vio dos hombres jóvenes sentados a la mesa del bar; le llamaron la atención los claveles de las solapas….

Gragebles

Grageas besables, en tonos de dulce; en tonos de amor, entre miradas dulces; miradas de amor.   Grageas besables, con yogurt y sabor, con helado de color, entre facetas multicolor.   Momentos eternos  guardados en el corazón, son los días que llueven energía y pasión.   Días soleados, donde salta más que la emoción, donde…

¿Lo sabías?

El Taj Mahal no es una tumba. Es un monumento pasional, sin embargo, la Gran Muralla es más romántica porque se ve desde la Luna. París no sabe nada del querer, no es más que la víctima de los enamorados. Los inviernos en Madrid solo son fríos si nadie se besa en el Retiro. El…

Danza en la tormenta

Florecía cada noche bajo su boca, abierta en canal hasta el alma y un poco más abajo. Vulnerable y despojada de toda piel. Su cadera en unión perfecta y en línea continua con la de él, como cielo y mar en el horizonte, inseparables a pesar de las tormentas de verano que oscurecen al primero…

He querido

He querido apagar en las miradas más profundas de un alma traicionera los besos que no me diste, deshojar las margaritas para que dijesen sí, pintar de azul las mañanas. He querido creer en los silencios que hablaban más que un día las palabras, buscar respuestas en los océanos donde más dudas vagaban. Y ya…

Primera cita.

Recuerdo. Y solo puedo pensar en que ya te pensaba desde el minuto uno de ti en mi, ya soñaba imaginándote descalza por el pasillo de mi vida, con la camisa de mis sentimientos puesta por encima de tus ganas mientras bailabas con mis sueños. Te vi entrar y quise que no volvieras a salir…

Todo lo que no te dije

Antes de ti vinieron muchos. Algunos de ellos con afán de comerse el mundo y con la esperanza de reencontrarse con la vida en su estado más álgido que descansaba en el vaivén de mis ojos, pero olvidaron escucharme y ver más allá de lo que mis labios fruncidos escondían. Se convirtieron en desesperados por…

Renacer

Creo que te quise tanto que olvidé el amor propio a los pies de tu cama. No recuerdo si tú me lo pediste, o fui yo solita la que decidió dejarse morir. Suicidarme saltando a tus brazos sonaba tan bonito, que no pensé en mi final. Y eso que siempre imaginé que tú no ibas…

De paso.

Sigues siendo la luz al final de todos mis túneles. La certeza de que lo mejor siempre está por venir. Y la vida pasa, y pasamos todos, en este trajín de idas y venidas y de palabras tan vacías como el cielo. Y en cambio tú, que te vistes de melancolía por fuera, que tanto…

Así es

Como cuando una bella mariposa se posa momentáneamente en tu dedo índice Y te quedas todo inmóvil para no espantarla Embobado, viendo todo el esplendor del animalillo Tus pupilas dilatadas La sonrisa asombrada Y cada uno de tus sentidos 100% alerta, disfrutando ese pequeño y fugaz instante Porque sabes que en cualquier momento volará y…

Túnel infernal

Voy vagando sin rumbo en el limbo de tu abandono, y suspendo en el vacío el confín de tus besos.   Voy caminando con sigilo en el borde de tu sosiego, y oculto en el apostadero el vocerío de tus labios.   Voy descendiendo sin ánimo en el declive de tu jaleo, y desnudo en…

¿Tiempo?

Cada vez que me pides tiempo se me ocurre una aguja con que clavarte. La primera es la del pasado que removido por el tiempo futuro sigue trayéndote las mismas dudas. Y las dudas sangran cualquier exclamación. La otra que te clavo es el marcapasos del segundo el amigo fiel del porvenir. Al fin y…

Vete

Vete, saca del armario tu indecisión, llena la maleta con tus dudas, y llévate también tus miedos (por favor).   Vete, dame un beso en la frente y márchate antes de que despierte, mira que en mis sueños todavía me quieres.   Vete, suave, despacio. Sal de puntillas, como quien está huyendo, sé sigiloso, como quien…

Momentos con mi padre

Cada domingo, se levantaba dando saltitos de alegría de su cama a la habitación de sus padres. Con sólo cuatro años la inquietud era su estado natural. Unos brazos fuertes la alzaban siempre, para continuar flotando con sus pequeñas alas de niña enamorada de su sonriente padre. Las manos enormes de su progenitor abarcaban todo…

Emancipaciones

La emancipación de su abrazo arribó como desconocida sin ganas de entablar conversación, desmesurada al principio, reacia a lo inevitable. Inició cuestionando todas y cada una de las decisiones tomadas, y al oído me susurraba que no llegaría ese día en que yo podría voltear al lado contrario de la calle y sonreírle sin lamentarme. La…

Un final distinto

“Ella tenía la sonrisa más preciosa que jamás había visto, los ojos más sinceros que jamás pude conocer. Ella desprendía la felicidad de la que todo el mundo quería formar parte. Pero lo que nadie sabía, es que dentro guardaba el dolor más fuerte que nadie había sentido. Y yo, estaba dispuesto a quitar cada…

Guardo.

Guardo. Guardo tus risas, entre mi boca. Guardo tus caricias, bajo mi piel. Guardo tu sueño, en mi regazo. Guardo tus abrazos, En mi pecho. Guardo tus besos, entre mis labios. Guardo tus palabras, en mi mente, para cuando no estés, poder recordarte. Simplemente, cerrando los ojos, y sentirte. Entero. A. Ti. Por: Deva (España) comoun8tumbado.wordpress.com Únete…

La cuarta edad

Aprenderemos a bailar. A ahogarnos cuando la risa del otro nos colme el diafragma, A huir hacia la cama, a leernos las intenciones y pisarnos los talones para otra tanda de pupilas desorbitadas. Quemaremos al sol entre miradas y bailaremos, te juro que bailaremos, hasta que a la tercera edad le sobrevenga la cuarta y…

Cercanía riesgosa

Un verano, apenas terminado quinto de escuela, Gonza fue con los padres a pasar las vacaciones en un pequeño balneario del este. Disfrutaron de tres semanas muy tranquilas. Lamentando mucho, eso sí, no haberle podido dar hermanitos a su único hijo. Pero Gonza, siempre activo, hacía cosas, paseaba, recorría, miraba, preguntaba. Sin pausa pero sin…