Todas las madres del mundo

Era huérfana, así que podía darse por muerta en medio de aquella devastadora tormenta de nieve… Se hizo un diminuto ovillo de tristeza en un rinconcito y entre fuertes escalofríos esperó el final. En su cabeza una idea martilleaba: ¿No merezco que nadie me abrace? Lentamente todo se hizo negro. Casi no sentía nada exceptoSigue leyendo «Todas las madres del mundo»

Sufrida

Frida lloraba de nuevo sobre su cama. Como siempre. Aparte de pintar, parecía no saber hacer otra cosa. Diego daba vueltas en el corredor contiguo como león enjaulado. Otra pelea, otro desamor, otra infidelidad. Y seguramente otro autorretrato más. ¡Esa es la razón, Frida! ¡Esa!, le respondió a rajatabla… Porque si no me quisieras, ¿deSigue leyendo «Sufrida»

Los recuerdos son eternos

—¡Sáquenos de aquí! —gritaron aterradas al unísono madre e hija dentro de aquel extraño retrato fotográfico antes de quedar atrapadas en un extraño congelamiento temporal, mientras la fotógrafa inexperta y su hija de un siglo atrás, se retiraban abrazadas entre emociones de gratitud y remordimiento.    

¿Eso es todo?

El científico imberbe se metió a su máquina del tiempo (que más parecía una simple caja de cartón), no sin antes pedir a su audiencia que grabaran en vídeo sus últimas palabras para verificar los resultados: “Cuando salga de esta máquina del tiempo, lo haré en el futuro”. Y efectivamente lo cumplió: cuando salió yaSigue leyendo «¿Eso es todo?»

Necesitamos un plan

Cuando llegaron al tercer planeta del remoto sistema solar, su esperanza fue inmensa. Minutos más tarde aterrizaban en medio de una de las ciudades primitivas. Apenas bajaron de la nave, su esperanza se diluyó ante la visión de millones de hombres solitarios, pesarosos, deprimentes. Fue la figura de una mujer al fondo lo que lesSigue leyendo «Necesitamos un plan»

Desde el interior

Único favor al lector: imagina la presente historia donde más te plazca. En el pasado, hace miles de años, o en los dorados veintes, en la actualidad, o tal vez en el futuro, entre cyborgs y naves espaciales. Y es que eso no importa, pues esta historia es cíclica: se ha venido repitiendo desde queSigue leyendo «Desde el interior»

¿Futuro imposible?

¡Eric Arthur Blair! —gritó furibunda la maestra de Geografía del cuarto grado—. No me importa que usted sea un alumno recomendado: si vuelve a distraerse en mi clase, lo expulso para siempre, ¿me escuchó bien, jovencito? El joven se despertó de un brinco y solo atinó a contestar con un leve: —S… sí, maestra. UnaSigue leyendo «¿Futuro imposible?»

Nuevos retos de La Ballena Azul

(Mejorados, y por fin completos)   Día 1 Córtate con un cuchillo escribiendo “f 57”, unas 3 manzanas, hazlas ensalada y luego enviarle la foto al administrador del grupo de Facebook o de WhatsApp que te invitó (para ver si se le antoja).   Día 2 Levántate a las 5:30 am y llega a tiempoSigue leyendo «Nuevos retos de La Ballena Azul»

La prueba del viento

—¿Conservas todas las que te escriben? —No, solo aquellas de quienes me aman verdaderamente. —¿Y cómo demonios sabes eso? —Sencillo: las dejo en la cesta que está junto a la ventana y luego la abro de par en par… Aquellas que se las lleva el viento es porque son palabras que nunca debieron decirse.

Incluso

Para ser el amo del planeta entero me cambié de nombre, me cambié de cuerpo, y hasta de cerebro. También cambié de casa, de estilo de vida e incluso mis convicciones, mis principios. Y como en verdad quería lograrlo, tuve que descubrir hasta donde habría de llegar con tal de conseguirlo. ¿Saben qué sucedió finalmente?Sigue leyendo «Incluso»

Entre el áspero rigor y un amoroso pensamiento

Dentro de mi alma fue de mí engendrado un dulce amor, y de mi sentimiento tan aprobado fue su nacimiento como de un solo hijo deseado; mas luego dél nació quien ha estragado del todo el amoroso pensamiento: que en áspero rigor y en gran tormento los primeros deleites ha tornado. ¡Oh crudo nieto, queSigue leyendo «Entre el áspero rigor y un amoroso pensamiento»

Secretos interiores

El oso abrió los ojos desmesuradamente y miró a la niña: no podía creer su secreto. La dejó hacerle aquello tan extraño. Cuando vio la primer borla de estopa, su rostro se desencajó. Luego le tocó el turno de susurrarle un secreto a ella: ahora la nena abrió sus ojos de asombro. Nuevamente acostado, dejóSigue leyendo «Secretos interiores»

Black mirror: Ballena azul

(una serie original de Netflix) Sinopsis: Philipp Budeikin, un joven de 21 años, crea un macabro juego online en el que los participantes deben realizar pruebas cada vez más peligrosas para llegar a la meta, pero, ¿realmente ganas cuando pierdes tu vida? Antes que nada me gustaría empezar contándoles un chiste buenísimo que se meSigue leyendo «Black mirror: Ballena azul»

¿En qué piensas cuando miras al cielo?

A quien corresponda: (O dicho de otro modo, a quien esté allá afuera dispuesto a leer, a escuchar). Tengo la inmensa fortuna de vivir cerca del mar, así que cada vez que puedo, voy a nadar un rato, a jugar con las olas, a disfrutar de la hermosa vista de esa inmensidad azul. Muchas veces,Sigue leyendo «¿En qué piensas cuando miras al cielo?»

En defensa de los chats

O cómo el arte de la conversación se está perdiendo por tanto conversar. Viene el Día Mundial de la Lengua Española y con él una interminable lista de clichés a cual más ridículos, subjetivos y extraños tal como lo es la objetividad humana. Lo malo es que cuando haya pasado el tan mentado día, losSigue leyendo «En defensa de los chats»

Normal

Día 4 —Tienes que acercar tu silla lo más que puedas a la cama, luego caminas sobre tus brazos para acercar el torso, y ya después solo es cuestión de tomar los reposabrazos y con un pequeño esfuerzo, ¡llevar tu cadera hacia el asiento!… Al principio cuesta un poco de trabajo, pero con el tiempoSigue leyendo «Normal»

Detrás de las rejas

«¿Qué fue ese ruido?», Mariana despertó sobresaltada. Todavía era de noche y no alcanzaba a ver las formas de su propio cuarto. Se frotó los ojos. ¿Había sido un rasguño? «Tal vez un animal entró por la ventana», pensó. Volteó hacia ella y fue cuando descubrió las enormes plantas. Espantada, miró en todas direcciones: enSigue leyendo «Detrás de las rejas»

Renova vida

La tarde llovía en seco: el agua salía a través de los poros del asfalto y se arrojaba en subida libre hacia las temerosas nubes, que se encontraban completamente secas de envidia por no producir ahora la tormenta a que nos tienen acostumbrados. Mismas nubes que se arremolinaban en todos las gamas de grises conocidosSigue leyendo «Renova vida»

Elementos

Esa agua quería ser fuego: era lo que más deseaba. Y tanto lo deseó, que osó lanzarse contra aquel montón de llamas iridiscentes: al instante sintió brotar un gran calor alrededor de toda ella. Pero al contrario, no transformó en flama, sino que hizo que todas las llamas se apagaran al unísono. Y mientras caía,Sigue leyendo «Elementos»

Generosas

De todas las comensales que habían ido desde que trabajaba en el comedor, esa era la que tenía el busto más grande. Y de todos los escotes que había visto desde que era empleado del establecimiento, ese era el más generoso. Mientras tomaba la comanda, descubrió tres lunares, un grupo de venas que asemejaba unSigue leyendo «Generosas»

Vacas de vacaciones

Si las vacas se van de vacaciones, entonces me llega rauda una duda con la cual pido de ustedes su ayuda: ¿las ranas deben tener ranaciones? Y si los filtros tienen filtraciones, una cosa bastante cojonuda sería que de manera tozuda ¡las botas tengan ya sus votaciones! Me parece que esta rima sesuda tiene bastantesSigue leyendo «Vacas de vacaciones»

La más de las hermosas

Raudal de sonrisas, inspiración de enamoradas y artistas. Chubasco de nuevas esperanzas sobrevuela los campos. Nuevos pétalos para las flores. Melancolía intermitente con frescura de la tarde. Romancero para el pequeño que duerme. Preocupación a quien se dirige raudo a su trabajo. Hilos de plata efímeros tejen las telas que nunca existieron. Desfile de coronasSigue leyendo «La más de las hermosas»

¿Dónde duermen los duendes

Dinos, ¿en dónde es que duermen los duendes? Dicen que algunos tras de los abetos, ó que luego del mar y sus reflejos, otros tienen tierras por siempre verdes. Y ellos, ¿con qué sueñan regularmente? dinos presto, dinos ya Cancerbero: Unos, con logros que nunca tuvieron. Otros, con sus hazañas que les vienen. Pero duermanSigue leyendo «¿Dónde duermen los duendes»

Charlas fantasmagóricas

Cuando salió el primero, sí me espanté un poquito; con el segundo, ya no tanto; y así, poco a poco hasta irme acostumbrando. Ahora ya he aprendido que los fantasmas son buenos conversadores, y una apacible compañía durante los días de largas lluvias, pues no les gusta salir cuando hay humedad. Por eso, cada nocheSigue leyendo «Charlas fantasmagóricas»

Arte

Cedimos nuestra alma por la pasión, sometimos ambición de valías, ahogamos silencio en caricias tibias, así adquirimos el poder de Dios: Resulta en arte el menosprecio al «No», forja nuestro camino a nueva vida, —purificando cada idea erguida— llegamos a ser vino, agua y alcanfor. Y aunque a momentos huye el sueño de arte conSigue leyendo «Arte»

Bajo la regadera

Justo cuando se enjabonaba el cabello, la densidad del agua cambió. Luego fue la temperatura y la viscosidad. Con infinito terror, se retiró de abajo del chorro. Se restregó los ojos, y cuando al fin pudo ver, esa cosa extraña ya empezaba a salir por la tubería…  

Oficial: no hay esperanza para México

Al día de hoy, el gobierno mexicano ha demostrado dos veces consecutivas de manera contundente su incapacidad para analizar una escena del crimen. En menos de una semana, ambas tragedias (la de Playa del Carmen y la de Monterrey) escapan a la capacidad de análisis de las autoridades mexicanas: En Playa del Carmen se manejaSigue leyendo «Oficial: no hay esperanza para México»

Nuestro interior (la caja negra)

En un humilde aparador perdido entre los edificios y comercios de esta gigantesca ciudad, está una pequeña caja negra de madera puesta a la venta. No tiene adornos ni pretensión alguna. Solamente un agujero en uno de sus lados. La etiqueta anuncia un precio módico y también: «Caja de la fortuna». La única instrucción esSigue leyendo «Nuestro interior (la caja negra)»

Con la tristeza

Viendo que la tristeza no cesa de acompañarme, —desde la fragua, desde la maleza— la invito a tomar té caliente la invito a jugar una partida de cartas, le invito de mi soledad encarcelada. El juego se pone interesante la plática mejor, hasta que la tristeza suelta una risotada y se queda de inmediato mudaSigue leyendo «Con la tristeza»