Las letras en el humo de su sonrisa dulce

Conocí a Luz del Carmen cuando ella me brindó refugio bajo su sombrilla colorida en una tarde lluviosa. Era un lunes y yo esperaba. Era enero y yo fumaba. La biblioteca abría a eso de las dos y el frío era común bajo el paraguas. “M’ijo, ¿le vendo un tinto?”, me preguntó al ver unSigue leyendo «Las letras en el humo de su sonrisa dulce»