Revoloteo en la oscuridad

Había una brisa conmovedora esta noche y era tan sensible que evocaba llorar. Vi revolotear a una mariposa y tal fue mi asombro y curiosidad que me pregunté cómo sus alas, siendo tan festivas y ligeras entre las margaritas, estaban predispuestas a llover en esta fría oscuridad. Las mariposas son almas risueñas, ¿no? Nacieron diferentes…

Crónica enviada desde Marte

El cigarrillo se va consumiendo a cada bocanada de soledad asistida, y solo te recuerdo como una sombra en forma de bailarina, tratando de convertirte en el cisne blanco de un cuento sin final feliz, de un cuento sin final. Y al traerte a mi memoria, voy recitando letras de un autor desconocido, un poeta…

Campo de Batalla

La gaita suena en la lejanía… Rostros pintados para celebrar la guerra. Estandartes que terminaron cubiertos de sangre. Agonía de hombres mutilados, gritos de los niños que perdieron la guerra desamparados, olor a tierra y carne abierta. Buitres sobrevolando la pradera mortecina. Con el pelo enmarañado, cubierto de la mugre de la batalla, al borde…

Meteorita

—¡Luna!, ¿qué te cuento hoy de mí? —preguntó el taciturno viajero, buscando respuesta alguna en la vía láctea. El cielo espabiló su cara y una sutil sonrisa habló. —Háblame de ella —dijo el ansioso satélite. Hubo unos minutos de silencio y se podían percibir puntos suspensivos en el aire. El viajero dejó escapar un suspiro y…

Normal

Día 4 —Tienes que acercar tu silla lo más que puedas a la cama, luego caminas sobre tus brazos para acercar el torso, y ya después solo es cuestión de tomar los reposabrazos y con un pequeño esfuerzo, ¡llevar tu cadera hacia el asiento!… Al principio cuesta un poco de trabajo, pero con el tiempo…

Él, más allá de esta esfera

El tiempo lo cura todo, esa frase me persigue sin una meta, mis heridas podrán cicatrizar, el dolor se diluirá llegando la ansiada paz. Sin embargo, no se desvanece tu recuerdo… Hay vivencias que permanecen en los confines del inconsciente. Labios que besan más allá de lo tangible, caricias que labraron la piel con un…

Asesinato en París

Estábamos en la habitación número 23 del hotel más roto de París, en la brecha remota del destino seguro. En la avenida de lo desconocido, y en una fotografía olvidada a punto de romperse. Ella tenía la sutileza y demasía para hundir mi herida, aun después de morderla con sus labios. Hurgaba entre mi sangre…

Confusiones mínimas, pequeñas, enanas.

Los viajes, son viajes, sean físicos, astrales, imaginarios o simbólicos, siempre nos dejan algo, una remembranza, un pequeño detalle que nos recuerda la experiencia vivida, y está perfecto, no tengo ningún problema con que la gente quiera llevarse un poco de lo que vivió, sólo no esperaba ser yo ese pequeño detalle. Mi nombre es…

Detrás de las rejas

“¿Qué fue ese ruido?”, Mariana despertó sobresaltada. Todavía era de noche y no alcanzaba a ver las formas de su propio cuarto. Se frotó los ojos. ¿Había sido un rasguño? “Tal vez un animal entró por la ventana”, pensó. Volteó hacia ella y fue cuando descubrió las enormes plantas. Espantada, miró en todas direcciones: en…

Pegaso

Desde el rincón más recóndito de la habitación su mirada griega, ojos de quimera blanca, se convierte en mar dentro de tierras áridas. Entre el encanto de los sueños y la realidad, su cuerpo refleja el narcisismo del sol y sus alas de ángel caído, beldad y utopía, desafía al tiempo y al silencio. Plasmado…

Claroscuro

Los antiguos dicen que antaño, en medio de la NADA estaba DIOS, el creador del universo… —Si DIOS creó el mundo, ¿quién creó a DIOS?—interrumpió una voz de afilado tono científico. —DIOS se creo a si mismo- respondió el narrador —Si, pero ¿cómo? —Pues creándose, ¿para ti no es obvio?—respondió el narrador con visible impaciencia. —Pues…

Sumiso lamento

Moro se desplaza por las piezas, parco, con pereza. En el lecho yace la madre. Hace ya varias semanas que casi no se levanta. Las gastadas manos de india recorren las cuentas del rosario. Los ásperos labios murmuran mensajes mesurados. En el patio vuelan dos colibríes. Buscan el néctar de unas florcitas blancas que crecen…

El encanto

Pintura: La noche estrellada sobre el Ródano, Vincent Van Gogh.  Fuente: www. culturacolectiva.com Si me preguntaran por qué habia dedicado tantas horas a cuidar aquel preciado objeto, ese que ahora se encontraba tan cercano a mí, no sabría, en efecto, cómo contestarle. Era lo más curioso que la humanidad pudo haber fabricado, el portal hacía un mundo…

Computadoras católicas

A mediados del siglo XXI un popurrí de asociaciones cristianas fundamentalistas y financiadas por un conglomerado de empresas afines, financiaron la creación de una megacomputadora que demostrara la existencia de Dios, a ser posible uno cristiano y apostólico.

Renova vida

La tarde llovía en seco: el agua salía a través de los poros del asfalto y se arrojaba en subida libre hacia las temerosas nubes, que se encontraban completamente secas de envidia por no producir ahora la tormenta a que nos tienen acostumbrados. Mismas nubes que se arremolinaban en todos las gamas de grises conocidos…

Verano Nostálgico

Entre el cielo y el mar miraba el horizonte, esa línea perfecta que divide la realidad de los sueños, tono arrebol en el azul tardío, y el mar pintaba de sombras tenues sus mansas olas. Sentado a la orilla del mar, mantenía la mirada firme y perdida; la espuma, que apenas rozaba sus pies con…

Erik

Siempre corriendo “La Carrera Final”, nos aterra quedarnos sin “La Comunidad”, hasta que al final…

Cuento de Primavera

Sus ojos se posaron en él, un sátiro de mediana edad, experimentado en las artes amatorias. Él le respondió devorándola con la mirada, la llamó con aquella voz que la hipnotizó por completo.

Flor del desierto

Para Eli A veces parece que la vida no te ofrece muchas opciones, que todo está cubierto por una traslúcida piel gris, que incluso tus placeres más propios resultan fríos e impersonales; las fotos parecen escenarios vacíos y muertos, las letras yacen silenciosas en medio de las páginas…callan los secretos que antes te susurraban, la…

La inocencia de Isaías

Isaías siempre aparentó ser un niño muy normal. De esos que van al turno de mañana de la escuela y caminan por el cordón de la vereda, con el cuadernillo de matemáticas en la mano, y guardan en sus bolsillos algunos petardos explosivos para arrojárselos a la maestra cuando, distraída, escribe en el pizarrón. De…