Llora el alma

Yo que vi luz en tus ojos, como ve luz la mañana, y en tus palabras sentía que el viento me susurraba; yo que llegué al mismo cielo de lo prohibido del alma, apagué la luz y olvidé el susurro… pero no hubo calma, llora ahora mi alma por llevarla al cielo y después bajarla….

Tarde

Acierto tanto que quizá debería empezar a inventar. Pero hasta entonces, mientras espero, acompáñame hasta la luna. Quiero mostrarte la vista. Ven, que quiero compartirla contigo. Sube, te llevo. No, no me haces daño. Sí, estoy cómoda. ¿Tú estás bien? Mientras tanto, vamos a contar mentiras y medias verdades. Mientras tanto, vamos a crear problemas….

Ya no

No me hables de caricias con las manos vacías. No me hables de historias idealizadas y cuentos con príncipe azul si sabes que el final no será el que espero. No me prometas la luna si tú mismo no la miras por miedo a enamorarte. Ni un futuro colgada de tu cuello si no tienes…

Desde el interior

Único favor al lector: imagina la presente historia donde más te plazca. En el pasado, hace miles de años, o en los dorados veintes, en la actualidad, o tal vez en el futuro, entre cyborgs y naves espaciales. Y es que eso no importa, pues esta historia es cíclica: se ha venido repitiendo desde que…

Resumen

Una noche, una mujer, un hombre, una chispa;   un comienzo, un viaje, una separación, un “hasta luego”;   un retorno, un reencuentro, una ilusión, un descubrimiento;   un llanto, una carta, un perdón, un intento;   una farsa, una ruina, una decisión, un adiós.   Por: Amorgenea (México) instagram.com/amorgenea Únete a nuestras redes:      …

Sé que dueles (Parte II)

Sé que dueles (Parte I) Y ahí estaba yo, enfrente de la habitación que tanta felicidad me había dado. Viendo cómo nuestros recuerdos se desvanecían uno por uno. Abrí la puerta y le vi. Vi cómo se sobresaltaba, estaba segura de que no me esperaba allí. Pude ver que estaba bien acompañado. Ella estaba desnuda…

Una buena salida

A veces siento que olvido Cómo se ve tu sonrisa Esa que tienes dormido Que nace y muere de prisa Será que estamos perdidos En un bosque de cenizas Y eso que fue conocido Ahora es sólo una brisa Sé que no encuentro el camino Que me lleva a tu camisa Y me deja sin…

Si contaras…

Si contaras con los dedos las horas que pasamos juntos, no te cabrían; si midieses por suspiros los besos que nos dimos, no llegarías ni al primero; si tuvieses que cortar una rosa cada vez que juntos reímos, te faltarían rosales; si tu orgullo y el mío llenaran gota a gota los océanos y mares,…

Ganas de ti

Anhelarás dulce congoja

Cuando mi plumín

Deslice justezas

No te dejes atraer (abortar misión)

No te dejes atraer por él. Te lo repito: ¡no! Cuando el muchacho alto de voz irresistible te dice que te ama, no le creas. Cuando el chico de ojos color ámbar que te atraparon en la primera mirada te guiña y te sonríe con una mueca, no caigas a sus pies. Cuando se asegura…

Maniquí

Pintaba sus labios de oscuro intentando disfrazar su alma de luchadora. Nunca sus ojos miraron la vida sin khol manchándola de negro. No se atrevía a que nadie traspasara su mirada desnuda. Su pelo siempre perfecto. La ropa bien elegida. Perfumada. Siempre a punto. De puertas para adentro solo era un maniquí más, amontonado y…

Riesgos

Tú eras una tormenta y yo… yo solo era una niña con miedo. Miedo de salir rota otra vez, de volverme a perder, de que arrasaras con todo lo que yo era, que ataras dos piedras a mis pies y me dejaras ahogar en el fondo del mar. Sabía que esta vez no lograría encontrarme,…

Imposibilidades

De qué me sirve dormir si te sueño mejor estando despierto De qué me sirven los labios si solo existen para tus besos negados De qué me sirve la razón cuando deseo sumergirme en tu locura No eres mi amiga, mi amante y mucho menos mi destino Eres el Nirvana de este ateo Mi paraíso…

Recordar, recordándote

Entre calles de Madrid, alzo la vista al cielo, observando, un enratado de ramas vacías. No recuerdo, tu recuerdo. Ni mis recuerdos. Ni tu voz. Ni tu olor. Ni tus ojos. Ni tus labios. Lo borré todo, a base de alcohol. Llenando bañeras de lágrimas. Mientras me ahogaba en ellas. Entre lánguidos gemidos agónicos. No…

Sé que dueles (Parte I)

Me disponía a ducharme como cada mañana. Presentía que hoy iban a cambiar el rumbo de las cosas, el rumbo de mi vida. Comenzaba mis vacaciones y estaba ilusionada porque le volvería a ver. Atrás quedaban las semanas de estrés, de complicaciones y de nervios. Sí, nervios, ya que me había propuesto darle una sorpresa….

Ruinas

¿Hay alguien que me escuche? ¿Hay alguien que me entienda? Decidme, pues, si hay alguien que haya sostenido en sus manos el grito agónico de todos sus te amo estrangulados. Hay alguien que me mire a los ojos, y me diga: yo también, sí. Yo también he amado. He amado hasta que se han roto…

Todavía duele

Corazones rotos que buscan otros labios para olvidar los anteriores, las decepciones, los tantos errores que puede cometer una boca tan dulce sobre la abeja incorrecta, la difícil convivencia entre adioses y ausencias, triste apariencia de juguete viejo, las estrellas perdidas siguen siendo las más lindas, ya vemos, algunos se encontraron pero todavía lloran, el…

Cupido ha muerto

¿Cuántas veces he escuchado la misma historia? ¿Cuántas me has pedido perdón? Han sido tantas que ya no te creo y me pregunto cómo demonios pude hacerlo alguna vez. Pero la respuesta está lo suficientemente clara como para no tropezar de nuevo con la misma piedra: una vez más este insensato y necio corazón que late en…

La desesperada quiso hablar

Apenas recordamos su rara ansiedad, sus ganas de que esta carta tuviera un mágico poder para revivir el amor que se le esfumó de las manos y de su casa. Con ella aprendimos que el exceso de seguridad en el amor, matizado con una negligente actitud de soberbia, puede convertirse en una venda que impide ver…

Lágrimas

Apago la luz y ese es el interruptor de mis lágrimas, ellas se encienden, llegan galopantes, sin freno, veloces.   Dejo que corran por el caudal de mis mejillas, que me limpien el alma, ellas frenéticas me besan la boca, recorren mi cuello y descansan en mi almohada.   Son lágrimas con nombres, con recuerdos,…