A puerto Seguro

Caminaba y sentía que cargaba no solo con mi peso sino con el de toda la presión atmosférica. No había nada en el momento que me aliviara, contaba los pasos para concentrar mi mente en otra cosa pero el tedio se hacía un eterno instante. Estaba claro que el del problema era solo yo, a…

Partida

Una nueva partida Que yo siento que pierdo La vida consumida En algunos recuerdos La imagen repetida De sonrisas y besos Las horas compartidas Siempre cerca del puerto Una nueva partida En un barco me pierdo Como otras despedidas Que guardo con recelo No importa en qué medida Esconda lo que siento E intente que…

10 alertas si eres escritor

He estado estos días un poco zombaritolove que digo zombariloque, así de reflexivo como este emoj que tiene la manito sobre el mentón, intento simplemente conectar palabras pero ajá, el síndrome del escribano, o ¿será una especie de síndrome de abstinencia? Si es que escribir se puede ver como un vicio. Un vicio… uno caro,…

Princesa

Las sombras Hace tiempo dejaron de llorar En la clandestinidad De tu atribulada noche Las palabras Hábiles charlatanas erosionaron el sinsabor Subrayaron un sellado rencor Y pactaron agrio silencio Callaron Sin ilustrar insólitos relatos Las miradas Hace tiempo renunciaron a señalarte Sospechosas de abrir caminos Que jamás fueron desvelados Y yo Acompaño la soledad En…

El poeta

El poeta, que entonces no era poeta, había soñado con la revolución muchas veces. Con banderas alzadas al cielo y gritos al aire. Soñaba con la batalla perdida, con esa que quita el poder a los necios y lo ofrece a los nobles de corazón. Esa que ya, en los tiempos que corren, ni osa…

¡Condéneme!

Sí, señor Juez, yo le maté, 10 puñaladas al menos le asesté… y me sentí muy bien. Ese malnacido tenía que aprender a dejar de joder. Si volviera a nacer lo haría otra vez, no lo dude usted señor Juez.   No hacía más que malmeter, sólo hería por placer; extorsiones sin cuartel, afrentas por…

Con O, yo

Zoólogo, conozco loros, tontos como monos. Son otro rollo, monótonos. Yo pongo otro ojo. Logro sonoros sonrojos. ¿Logros? Son sólo tongos. Rompo globos. Coso rotos. Rozo torsos porosos. Solo con condón ¿como no? Con sofocos, cómodos. Como dos. Como pollo, robo bollos. Corro cojo, gordo, flojo. ¿Porros? ¿Sopor? Sosos, bobos. Molo loco, controlo poco. Monto…

Mundo Aparte

Cuando yo te imagino Una sonrisa nace Puede no haber sentido En todo lo improbable Mas no veo motivos Para no regalarte Mi tiempo y mis suspiros Y poder disfrutarte Porque lo conocido No parece bastarme Ahora que he sentido Que ya nada es como antes A mi vida has venido A veces a mostrarme…

Despecho

Del tupido recuerdo por las noches, del real desengaño en las mañanas y vestidos de una manta cristalina van mis ojos, van mirando pero sin poder ver nada; de los sueños robados, de los besos que sin nacer se apagan, de los días nublados, de la ya tan perdida mi esperanza; de cuentos inventados, de…

Alcohol, prosa y poesía

Ella llevaba un vestido negro con un hermoso escote en la espalda, el pelo suelto y unos pendientes plateados, adornados por unos labios pintados de rosa. Se sentó en mi mesa con la única intención de alejarse de la pareja a la que forzosamente acompañaba, después de todo a nadie le gusta aguantar gorros en…

Rayadas

Querido diario: A veces creo que el poeta Antonio Machado era el Nostradamus español, salvando las distancias. ¿Qué porqué lo digo? Sólo hay que leer El mañana efímero para darse cuenta que aunque el tiempo haya pasado, seguimos siendo los mismos. Por eso, como imaginarás, prefiero creer que Machado era profeta; a pensar que realmente…

Tu latido.

Podría diferenciar tu latido entre millones de sonidos. Único. Acompasado. Pausado. Al son de tu respiración tranquila. Podría reptar hasta tu pecho, igual que lo hace un recién nacido, hacia el corazón de su madre nada más nacer, yendo, hacia el “bum bum” acompasado, de tu corazón insaciable. Y quedarme ahí, en silencio. Sobre ti….

Un café con Lucifer

El día se apagaba en mi soledad otra tarde. En el suelo se amontaban las cervezas que me habían llevado de nuevo a otros mundos, a esos que plasmaba en mi papel para ser libre y que, para mi sorpresa, a todos encantaba. Era un escritor famoso, y eso me gustaba, por qué negarlo, pero,…

París

Podría acariciarte con mimo las dudas o besarte las heridas hasta que supurasen ternura. Recitarte al oído poemas de esos tontos que hablan de amor eterno y verdadero. Y contemplar cómo mis odas acrecen al albor de tus luceros. Podría amarte en cadencia de «te quiero, y yo también, pero yo más…» Y en mis…

Hay

Hay silencios que rompen el hielo, abrazos que lo derriten y que lo curan, hay besos que desatan alas. Hay montones de versos escritos sin postdata y sellos impregnados de valor. Hay paseos por lugares sin más que se convierten en increíbles, por miradas que traspasan el alma y pisadas que marcan el futuro. Hay…

Mi ausente príncipe

Tú, mi ausente príncipe, me dueles en el alma, mientras el calvario de tus besos me va despabilando por las madrugadas. Tú,  mi ausente príncipe, me dueles en la piel, cuando tus infames caricias vuelven desmedidas en nuestras noches clandestinas. Tú,  mi ausente príncipe, me dueles en el corazón, cuando callas miserablemente el juramento quimérico de…

Mía

Me di cuenta demasiado tarde que había algo enfermizo en tu manera de quererme. Siempre me decías que era tuya aunque sabías que no me gustaba que hablaras así, pero no te importaba lo que yo sintiera. Y cada vez que me preguntabas si lo era, te contestaba que no, que no somos objetos, que…

Recordando tus Besos

En esa pasión que sobrecoge, que achica los sentidos que empequeñece el alma en ese instante del olvido, me entrego por entero, con el corazón partido, esperando tu ausencia tu dolor enloquecido; y cuando los recuerdos afloran, cuando el tiempo parece dormido, cuando la razón explora aquellos recovecos perdidos, todo me lleva a ti, sonámbulo…

¿Por qué escribir?

¿Por qué escribir? …¿y si no existiera la pregunta inicial? ¿y si solo hubiera notas al aire? ¿Por qué escribir? Para volar; para reír; para vivir; sobre todo para compartir… ¿Por qué escribir? Porque los misterios son maravillosos; porque las lágrimas no perduran eternamente; porque nunca acabarán las ideas; porque existe imaginación fértil… ¿Por qué…

Pájaros

Cuando el viernes nos arrastre a la cama como un premio morderemos desgarrados los pájaros del sueño, Artemisa besará con vehemencia tus pupilas y habrá hueco en los rincones para enredar las luces del suburbio, afuera en el mercado no hay un dios que ampare la tristeza. Un café embalsamado te espera, en el sencillo…