Una joven desnuda y triste

La joven se pasea desnuda con los pies mojados y los tobillos secos revolviendo las límpidas aguas de la penumbra nocturna, el frío la rodea haciendo tiritar sus pestañas con frágiles titubeos que enturbecen la sombra de sus cejas; mientras, sus pies suaves machandos del barro que ensucia la pureza sutil de su blanquecina piel,…

Lilium

En la aurora de un domingo, se ha pronunciado un triste malva azul. Parece que será un día estruendoso y no hay paraguas para evitar esta tormenta. Empezó a llover desde la tarde y desde entonces la flor en mi pecho no ha dejado de regarse. Las horas se reparten sobre un pobre reloj sin…

Un niño detrás del lente

La cámara del lente reveló lo que esconde tu alma. En tu pupila se esconde el niño que dejaste atrás; lo vi sentado, con los brazos cruzados y con sus ojos desesperados. Lo vi difuminado; tan inocente, tan real, y a la vez, tan profanado por los vestigios de quien eres hoy. Te vi y…

Palabras abandonadas.

Alguna vez te has preguntado: ¿qué pasa con lo que nunca dices? ¿Qué pasa con aquellas palabras nunca pronunciadas? Pues bien, tengo la fortuna o desgracia de encontrar aquello que la gente nunca dice. Así como algunos tienen la habilidad de ver a los muertos, yo veo y escucho las palabras que los demás se…

Lo siento

Lo siento, y ojalá no me lo perdones, porque me encanta sentirlo.   Lo siento, y ojalá no me lo perdones, porque me encanta sentirlo. Lo siento, aquí, escucha cómo late, ¿oyes tu nombre? Así, bajito, al oído, contra la piel y el corazón, yo cada noche cuando te abrazo el recuerdo entre sábanas y…

No ser yo.

Me pregunto qué se sentirá ser la inspiración y no el escritor. Me pregunto qué se sentirá ser quien recibe la luna, el sol y las estrellas y no quien se queda sin la luna, el sol y las estrellas. Me pregunto qué se sentirá ser quien tiene el amor y el arte de un artista y…

Me sabes a agua

Media luna y veinte amaneceres se esconden en la fragilidad de los sueños, la simplicidad de la magia perece en el despertar de los versos, versos acendrados que callan en la fineza de tus labios. En un escenario de montañas vírgenes, el rocío de tu pudor reviste tu piel; olor a selva, tacto a cielo…

Eterno Retorno

Se ahogó en minutos la imagen que tenía de ti, se quedó muda, sin gesto ni expresión, de piedra pura, de humo ilusionista, espejismo de amor. En un enorme pedestal te tenía y entre vanas palabras sólo escombros quedó. Actos sin consumarse, llevaron tu voz al viento sin mostrarse. Verdad que si escondida está, no…

Contigo hubiera bailado el fuego

He salido descalza a la calle, la realidad me ha cortado los pies y un escalofrío se ha adueñado de tu ausencia.   He mirado mis manos, vacías de las tuyas y he esnifado el aire recordando el olor a piel desnuda, a saliva derramada, a risas contra los dientes.   Tu voz susurraba te…

Me enamoré de un fantasma

Me he enamorado de una sombra, de un fantasma escurridizo y silencioso que va y viene por toda la casa y pocas veces se deja ver. Sólo en las noches de luna llena aparece acostado en mi cama para no dejarme dormir. Siento que me abraza con sus manos frías, que respira en mi nuca…

Todo lo eres Tú

Me duele el suspiro del alma, al contemplar tu mirada absorta en el viento quejumbroso, por los días pasados, por la hojas caídas del calendario y por tus besos perdidos en el horizonte de tus caricias. Me duele el eterno murmullo que de tus labios se escapa, musitando versos cotidianos por los pasillos de tu…

La Jaula

La blanca ave que encerrada está allí, entre penas amatistas. Asustada y ahogándose en letras solloza su peor miedo. Y se recuesta, y se ajetrea, ¡y corre y corre! Entonces suena la voz: se desgañita pronunciando aflicción. Se odia por ser lo que es. Y el poeta odia su sensibilidad porque sabe lo vulnerable que…

Flor de Loto

Él se quedó atascado en un presagio mientras el tiempo seguía corriendo. La noche no se inmutó ante su extraño sentir, pero al menos, el silencio de la oscuridad lo cobijó hasta el día siguiente. Cuando despertó, una flor marchita yacía junto a él.  Muchas cosas no tenían sentido últimamente. Él siguió con su rutina…

Serie «Humanos»: parte II, el sol

No sé si vivo por el sol o el sol vive para quemarme. Lo cierto es que nunca me deja entrar en tristeza, ni mucho menos cabalgar en melancolía. Viviremos para verlo salir cada mañana, en cada tarde y noche sentirlo ir. Y hacernos necesitar la luz que nos permita seguir un día más, oxigenándonos….

Silva III (A las ruinas de una vida que olvidó vivir.)

Desierto de ceniza en silueta donde rompe el sol a la roca fría, transición mira escueta a su tiempo en secuencia perenne y voz tardía, olvido hace paciencia lo que el viento engaña al firme sentido, polvo de esfinge astuta, figura que absoluta vive en reloj dormido. Son páramos de sombra al descubierto, mármol fiero…

Crónica enviada desde Marte

El cigarrillo se va consumiendo a cada bocanada de soledad asistida, y solo te recuerdo como una sombra en forma de bailarina, tratando de convertirte en el cisne blanco de un cuento sin final feliz, de un cuento sin final. Y al traerte a mi memoria, voy recitando letras de un autor desconocido, un poeta…

Ahuyentando monstruos.

Llueve sobre mi cara, alzo la vista al cielo, no es agua, sino tus saladas lágrimas. Y yo, las seco con mi pelo, redimiéndote de tus errores, perdonándote sin palabras, absorbiendo con mis besos, millones de gotas cristalinas, que brotan de tus ojos, como manantiales salvajes. Soplándolas. Ahuyentándolas. Para que se vayan lejos, de tu…

Retales Alternos (I)

A veces, era necesario hacerse un recordatorio del pasado por ello se encontraba leyendo sus antiguos textos. Aquellos que nacieron bajo el amparo de la más cruda de las realidades y siguen plasmados en aquella libreta. No pudo evitar no detenerse en uno en concreto; titulado El Exilio. Ellos comentan, opinan cómo sí te conocieran….

La tortuga

Hoy me sorprendí guardando el anillo que apresaba en mis dedos la mentira, o la verdad imposible. Sé que prometí enterrarlo, pero no pude, y fue a parar allí donde duerme otro cuento perdido, dentro de la tortuga. “Las promesas que nos hacemos a nosotros mismos son las que estamos obligados a cumplir sin excusas”…

Llámalo como quieras

Te imagino desnuda conmigo, y eso me hace perder la ropa para quedarme a solas con el anhelo. Me mimo la piel como si fuera tu boca la que me enseña el firmamento, porque colgado de tus labios llegué a ver el cielo. Cierro los ojos en tu honor. Así destrozo la distancia con un…