Confessio fidei

Creo en el cara a cara. En las relaciones humanas. En el calor de un abrazo y la fuerza de tu mano enlazada a la mía. En la misma que a cada apretón me acaricia un «te quiero» junto a un «tú puedes con todo». Creo en las distancias cortas. En las noches de copas de…

Soñadores compulsivos

Todos quieren volar, aún sabiendo que los pájaros también caen y que algunos nacen con vértigo. Quieren querer, sin trampa y sin medida, y no saben que se juegan la vida cada vez que se enamoran. Menuda panda de idiotas, que siguen soñando con los ojos abiertos, trasnochando quedándose despiertos, acumulando horas y ganas con…

Un niño detrás del lente

La cámara del lente reveló lo que esconde tu alma. En tu pupila se esconde el niño que dejaste atrás; lo vi sentado, con los brazos cruzados y con sus ojos desesperados. Lo vi difuminado; tan inocente, tan real, y a la vez, tan profanado por los vestigios de quien eres hoy. Te vi y…

¿Cómo sería tu mundo perfecto?

Mi mundo perfecto no es un planeta, es un meteorito que colisiona contra el mío. Tiene DNI, mide 1,60 y lleva tacones. Y no, no me hace falta imaginarlo, estoy en él cada vez que decide ponerse en órbita. Es ella. Por: Leer entre curvas (España) instagram.com/leerentrecurvas Únete a nuestras redes:          …

Amarte

Amarte es todo un arte amarte en marte, desarmarte, y luego rearmarte. Amarte, lamerte, matarte de tanto meterte y sacarte, lavarte la mente, flagelarte hasta la muerte y luego salvarte. Amarte de parte a parte, es todo un arte, besarte, violarte sin guantes de látex, retarte. Amarte. Todo un arte.   Amarte un martes, prepararte…

Sin inspiración

No estoy inspirada hoy, nunca se me ha dado bien escribir ayuda gritando o describir en ayunas que tu cuerpo es un atlas al que he llegado perdonando mi pasado. No estoy inspirada hoy, estoy hilando poesía para los silencios que dejaste en una conversación que se descosía porque siento que mis versos pierden peso…

Maletas

Cargo siempre conmigo una maleta, repleta de besos y versos, de caricias y juegos, de palabras y susurros, de abrazos y cosquillas, de libros y letras. Y que al abrirla, salga todo disparado, como una explosión salvaje, quedando esparcida, por los rincones, toda mi esencia, allá, donde, vaya.   Por: Deva (España) comoun8tumbado.wordpress.com Únete a nuestras…

Lo siento

Lo siento, y ojalá no me lo perdones, porque me encanta sentirlo.   Lo siento, y ojalá no me lo perdones, porque me encanta sentirlo. Lo siento, aquí, escucha cómo late, ¿oyes tu nombre? Así, bajito, al oído, contra la piel y el corazón, yo cada noche cuando te abrazo el recuerdo entre sábanas y…

Un Nuevo Camino

Ha llegado el momento En que quiero abrazarte Decirte lo que siento Y en un beso olvidarme De todos esos miedos Los fracasos que antes Hicieron un desierto Y supieron frenarme Sentir que nuestro encuentro No es sólo un instante Es un camino nuevo Algo por que esforzarse Por: Mai Murialdo (Uruguay) sentimientosazules.blog Únete a nuestras redes:…

Serie «Humanos»: parte III, Ateneas

Quienes nos inculcan lo pasado pero nos llevan por el camino del saber conocer sin precipitarnos en convencionalismos.   Mitología o ciencia, como decir letras o poesía, ciencia o matemáticas, soy de algo pero soy de todo.   De agradecer, agradecería la vida de aquellos que me han enseñado respirar en este cielo contaminado de…

La Soledad de tu Ausencia

Se quiebra el sentido de la noche, con las palmas abiertas, el alma en carne viva y la mirada de agua, que fluye lentamente en ese amanecer sombrío. Todo se marchita en la hoguera: la dulce carta perfumada, el lazo entregado la caricia infinita el roce de tu piel, los labios apasionados el eco de…

Viajando en algodón de azúcar

He viajado por rincones del mundo, comiendo kiwi, volando alto, viajando en algodón de azúcar. Volviendo a ser feliz (desconozco si lo era)   He viajado en gelatina de fresa, corriendo y llorando con pan, sintiendo hasta mi corazón latir (no sé si lo sentía)   He viajo y he escrito mucho, pensando fuerte, con…

Bastarda

Cuando llega la noche le pongo tu nombre a todas las estrellas, sin embargo, ninguna brilla como tú, ninguna sabe sacarme del agujero negro en el que me meto cuando se pone el sol, ninguna me orienta cegándome con su destello en la oscuridad. Así que la próxima vez que me dejes acostarme contigo tendré que…

Me gustás

Me gustás fugitiva del amor, cómplice de mi sexo clandestino. Me gusta que seas decidida y que tu perfume quede en mí. Me gustan tus caricias desinhibidas que se deslizan por mi cuerpo, lentas, dispuestas a llegar hasta mi zona de satisfacción. Me gusta que te liberes. Me gusta el momento mágico que se crea…

Sátira a las necesidades del poeta

Te necesito, intensa ráfaga de viento que azotas húmedas palmeras en la costa, acompañado de la luz que encandila toda sombra que baña la mañana te necesito en silencio. Te necesito para vivir pues sin ti muero y tu breve ausencia solo me causa dolor que, creciente, va tomando mi cuerpo y lentamente lo conduce…

A ciegas

A ciegas vagaba esta alma, a oscuras, perdiendo la calma; suspiros de noches en vela, castigos de esta primavera; no llega hasta mi ventana, tristeza de no ver mañanas; y esta vida loca llegó, y su poca cordura perdió; y se escapó todo, se fue, y no dijo nada después; de todo lo que supo…

Tu ausencia

Fotografía: http://manuelfunes.tumblr.com/ El canto de los niños mientras juegan a la vuelta de la esquina, el grito de las flores al ser cortadas, el tránsito de un triste domingo soleado, los perros que aúllan al cielo y esperan sentados su respuesta; y tus pasos alejándose para siempre. Las ramas de los árboles crujiendo a la velocidad…

Aunque me acuerde de ti

Que me acuerde de ti no significa que te eche de menos. Me cerraste el corazón y ahora soy realmente feliz sin tanto cuento. Como un gato y sus vidas aún me quedan varias por vivir. Después de todo, las estrellas fugaces también piden deseos. Encima del lodo me respira otro rostro, me acaricia otra…

El piano

 Tiritan las teclas, tecla blanca, tecla negra. Baila de un tono a un semitono, baila en corcheas y redondas. Y crecen las amapolas y brillan las Pléyades. Las ballenas se ríen y el piano toca salsa en un bar de New York. El público observa, escucha y siente, danzan con las manos aplaudiendo. El universo…

Rugiendo Bajo La Piel

Si me dices que se acaba vacío mis bolsillos de adjetivos, me los juego a las cartas, a ésas que aún te escribo. Bienvenida a mi telaraña de renglones muy torcidos y oraciones embrujadas.   Si dices que no me añoras yo le doy la vuelta al viento, anudo sus cien colas, lo domino y lo…