De extraño a extraño

Lea con atención estas líneas, por favor, no desista del acto, parpadee al menos catorce veces, respire consecuentemente como de costumbre, pero lea diferente a como lee a veces. No le pido más que guarde una discreta compostura, se acomode y siga leyendo, más nada. Si está usted en público, finja una inexorable concentración como…

Aproximaciones terrarias al tiempo detenido (I)

El sol se ahogó en aquella noche del 73. Antón miró al cielo, hacía mucho que las estrellas ya no brillaban. El tiempo había muerto, pero aún quedaba ilusión para que todo avanzara. Hacía mucho tiempo que no daba un paseo por la noche. Salió de su casa, a hurtadillas para ver el nuevo día,…

Ébano y marfil

Se conocieron hace veinte años, al calor de una movida campaña electoral. Camelia era muy jovencita, frágil y delicada, vestida prolijita, traía unos papeles de la escribana para llevarle al padre. Al pasar por la esquina vio dos hombres jóvenes sentados a la mesa del bar; le llamaron la atención los claveles de las solapas….

Instrucciones para un extraterrestre

No sé cómo será en Marte, mi querido amigo marciano, pero aquí nos multiplicamos como conejos —seres vivos pequeños que al parecer tienden a sufrir unas ganas irreprimibles de frotarse unos con otros con el propósito de multiplicarse—. Ya no cabemos en el espacio que tenemos.

Para amantes de las causas perdidas

Toda la culpa es de tu presuntuosa obsesión con ser un amante de las causas perdidas. Un héroe de película americana que cree que va a conseguir su final con canción incluida. Un vencedor en medio de estas ruinas llenas de cristales rotos de viejos vasos que en su día me parecían medio llenos. No…

Incluso

Para ser el amo del planeta entero me cambié de nombre, me cambié de cuerpo, y hasta de cerebro. También cambié de casa, de estilo de vida e incluso mis convicciones, mis principios. Y como en verdad quería lograrlo, tuve que descubrir hasta donde habría de llegar con tal de conseguirlo. ¿Saben qué sucedió finalmente?…

Un final distinto

“Ella tenía la sonrisa más preciosa que jamás había visto, los ojos más sinceros que jamás pude conocer. Ella desprendía la felicidad de la que todo el mundo quería formar parte. Pero lo que nadie sabía, es que dentro guardaba el dolor más fuerte que nadie había sentido. Y yo, estaba dispuesto a quitar cada…

Dos segundos

Se levantó con lentitud del sofá, fue hasta el armario y rebuscó entre su ropa. Encontró una falda larga y un jersey negros y se vistió. Frente al espejo, con semblante serio, peinó su escasa melena plateada. Suspiró. En media hora tenía que estar en la iglesia, debía enterrar a su marido. Una sonrisa iluminó…

Diario de un refugiado

Vivo entre la frontera de la libertad y el precipicio congelado entre instantes como dos amantes sin amor. Guardo fuerzas por si tuviera que huir ya no me quedan sueños por soñar me queda mucha risa por reír. Vivo entre vidas que no elegimos casas derrumbadas por el abismo tan solo contagian tristeza al menos…

Verbívoro

El profesor Hruby era un hombre especial. Entre otras cosas sólo comía palabras. Contaba que las palabras esdrújulas, como mandrágora o hélice, eran sus preferidas. Sabían ácido, intenso. En cambio, las palabras agudas, como corazón, eran picantes. No siempre le sentaban bien. Si tenía un capricho tomaba aire o agua. Cuantas más vocales, más dulces sabían. Cierta…

Mar foráneo

Detrás de caminos de cemento y sonidos de ciudad se esconde la belleza del mar envuelta en el cielo y adornada con palmeras foráneas.   A lo lejos de un cataclismo social, las nubes dibujan olas blancas en el reflejo tornasol de aquel piélago, confusión disuelta en un paraíso.   Y en el fondo de…

Las Ventajas de Ser Escritor

Lo divertido de ser escritor, más allá de la pasión por las letras y los libros, es que un paseo por el parque se puede convertir en una caminata por la tarde, cuando la noche va cayendo y rociando el cielo con estrellas parpadeantes, iluminando el camino por la luna, avanzando entre árboles estirados que…

Cara o cruz

Ya todo me daba igual. Desde el minuto uno en que te vi supe que ibas a ser las dos caras de la moneda. Me enamoré de tu cara, pero sabía que tu cruz terminaría destruyéndome. Por eso no sabía qué hacer y por eso era reacia a conocerte… porque sabía que conforme más te conociera,…

Eterna

Que sí, que a ti también te han cosido las heridas y renacido de la piel nuevas costuras, que para mí tus remordimientos del pasado son humo barato, que quien no quiere, no debe hacerme caso, que las heridas desprovistas de amarga dulzura, no son caídas. Que recuerdo tu labios a media noche, a media…

Cae la lluvia (Parte II)

Sentir las gotas de la lluvia recorrer mi piel ya se estaba haciendo costumbre, tanto que no veía posibilidad alguna de que se pudieran esfumar, de que el sol las evaporara de repente sin permitirles conocer el arcoiris. La felicidad me inundaba y decidí dejarme arrastrar sin pensar en el rumbo que podría traer esta…

Epona

—Cuando me muera, quiero que tiréis mis cenizas en el monte Epona, al lado de la ermita. Allí quedará mi alma para siempre. ¿Vendrás a visitarme, verdad? —Claro que sí, abuelo. No sé cuántas veces le oí decir eso. A mi madre no le hacía ninguna gracia, decía que vaya perra tenía con ese sitio;…

Receso

Ilustración: “Sophia’s Mercurial Waters” Mark Ryden https://ar.pinterest.com Me dijiste que no te delatara, que pronto serían las seis y todo llegaría a su fin. Yo te respondí que otros habían caído, y que tu turno se avecinaba. Fue por eso que los dos corrimos, y agitado, al llegar, gritaste: ¡pica para todos los compas!. Comencé…

A contratiempo

Una lluviosa mañana de septiembre Ernesto empieza a andar hacia atrás. Y en pocas semanas de práctica lo tiene dominado. Es cómico contemplar cómo ese tirillas adolescente, con su nariz picuda y el flequillo bailando, va de espaldas a todas partes. Cómico y admirable, pues se le da muy bien. Claro que, por precaución, mira algunas veces…

Bendita la IMperfección

Me chirria tanto el verbo madurar como la época en la que nos enseñaban que para cortar las frutas tenían primero que verlas madurar. No he conseguido encajar en ninguna de sus definiciones ni haciendo fuerza. Pero bueno, si esto es inmadurez que me entierren con el prefijo de por vida. Que vivimos en un…

Secretos interiores

El oso abrió los ojos desmesuradamente y miró a la niña: no podía creer su secreto. La dejó hacerle aquello tan extraño. Cuando vio la primer borla de estopa, su rostro se desencajó. Luego le tocó el turno de susurrarle un secreto a ella: ahora la nena abrió sus ojos de asombro. Nuevamente acostado, dejó…